Negocios verdes: la apuesta por el desarrollo económico sostenible

En Colombia, las ventas de estos proyectos superan los 700.500 millones de pesos al año. Algunas de estas iniciativas exitosas se encuentran en San Marcos, Sucre; y Tierralta, Córdoba.

Colombia ya cuenta con más de 4000 negocios verdes avalados por el Ministerio de Ambiente que ofrecen bienes o servicios que, además de generar un impacto positivo, incorporan buenas prácticas ambientales, sociales y económicas. Estas actividades pueden incluir productos provenientes de recursos naturales; hacer uso de agrosistemas, transporte o construcción sostenible; aprovechamiento de residuos y uso de fuentes no convencionales de energías renovables. De hecho, su papel es clave no solo para incentivar las buenas prácticas sino también para desarrollar económicamente las regiones de manera sostenible.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

Los negocios verdes están presentes en 750 municipios de los 32 departamentos del país, y las ventas anuales superan los 700.511 millones de pesos, de acuerdo con la Oficina de Negocios Verdes y Sostenibles del Ministerio de Ambiente.

Uno de estos es All Natural 100%, el cual se dedica a la producción y comercialización de productos a base de la planta de sábila para el cuidado de la salud y la piel. Mayerlin Sandoval, representante legal, cuenta que la idea de negocio empezó cuando, en 2017, su esposo José Vicente García se vio afectado por problemas de sobrepeso, y una de las ayudas la encontró, precisamente, en el aloe vera. “Nos dimos cuenta de que la sábila es esencial para el cuidado del cuerpo y de la piel. Con esta planta mi esposo pudo recuperar su salud, y lo que buscamos es contribuir al medio ambiente y a la salud de nuestra región, del país y del mundo”, explica Sandoval.

Esta empresa reúne a 13 personas de una misma familia de San Marcos, Sucre, y aunque cada uno de los integrantes tiene funciones específicas, todos trabajan por la misma meta: sanar enfermedades y subsanar condiciones como acné, manchas, cicatrices, heridas, lesiones y quemaduras a partir de la elaboración de productos a base de aloe vera como batidos, mascarillas, geles, aceites corporales, cremas hidratantes y jabones que también contienen otros componentes como chocolate, cúrcuma, caléndula, romero y naranja.

El trabajo de All Natural 100% empieza desde la siembra, el mantenimiento de las plantaciones y la recolección de las pencas, hasta la transformación y comercialización de los productos. Además, la representante legal menciona que hay muchas personas de la región involucradas, como los más de 150 adultos mayores del Centro de Vida Refugio de Amor que, para evitar la escasez de la materia prima, se encargan de la siembra.

Por otro lado, los envases de plástico se los compramos a los recicladores, y estos los utilizamos en los establecimientos de los viveros. También recolectamos llantas de motos para el establecimiento de las plantaciones. Cada uno de nuestros productos los hacemos de manera limpia y sostenible. Nuestra apuesta es vincular diferentes sectores vulnerables y contribuir a la reactivación económica de la región. Trabajamos por una misma meta: mejorar la calidad de vida de la población colombiana”, dice.

Apuesta por las abejas

En las estribaciones del Parque Nacional Natural Paramillo, en el municipio de Tierralta, Córdoba, nació Eco de Colombia, el negocio verde que busca contribuir al equilibrio de los ecosistemas por medio de la comercialización de productos apícolas. Así, desde 2011, esta iniciativa ofrece productos y subproductos de las colmenas como miel, polen, propóleo y jalea real.

Según explica Jaime Sánchez Parra, representante de este negocio, uno de los propósitos es contribuir a la preservación de las abejas, y batallar con diferentes problemáticas como el envenenamiento de estas. “Como dice una frase: ‘Si las abejas desaparecieran de la faz de la tierra, a la humanidad le quedarían cuatro años de existencia’”, comenta. De hecho, se calcula que alrededor de 25.000 especies de plantas dependen de una abeja que transporte el polen para su fecundación, por lo que la agricultura y la producción de alimentos a su vez dependen de la acción de estos insectos, los cuales son determinantes para mantener la biodiversidad y garantizar la sobrevivencia de cientos de plantas.

Eco de Colombia también aporta al cuidado del medio ambiente con diferentes iniciativas que están incluidas en sus procesos, como: ahorro del agua, buena disposición final de residuos, uso de envases eco amigables, reforestación de zonas y creación de viveros con especies melíferas (abejas).

Este negocio verde también se compromete con el mantenimiento de la salud y el bienestar de sus consumidores, por eso todos sus procesos son 100 por ciento naturales; la miel, por ejemplo, la sacan por centrifugación con extractores de acero inoxidable tras un filtrado para eliminar cualquier resto de cera u otra impureza física, lo que permite obtener una miel limpia, sin tratamiento térmico y lista para envasar.

 

Fuente: Semana


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉