McCormick, empresa de comercialización de condimentos, busca expandirse al food service

En el año 2013 la empresa estadounidense McCormick inició operaciones en Colombia con su tradicional oferta de especias, mezclas de condimentos y otros productos aromatizantes.

No obstante, en marzo de este año, con el patrocinio de Burguerville, relanzó la marca para ampliar su distribución y llegar al segmento del food service

Banner_frasco-suscripcion-800x250

David García Orjuela, gerente de desarrollo de Negocios de McCormick para Sur América, conversó con Valora Analitik sobre los planes en el país y las oportunidades que ofrece Colombia para sus productos.

“Hemos realizado estudios de mercado que han identificado que Colombia vive momento interesante en el mundo gastronómico por causas como la pandemia y hogares adoptando técnicas de cocina que venían disfrutando en restaurantes y sitios fuera del hogar”, explicó el gerente de desarrollo de la empresa.

Una prueba de ello es la alta demanda que han ganado productos como la salsa Frank´s Red Hot, que con su sabor picante se ha posicionado en los nuevos públicos.

Sin embargo, hay que destacar que 50% de las ventas de la compañía hoy siguen siendo de productos como hierbas y especias, que es una categoría que cuenta con una variedad de 1.200 referencias a nivel global, siendo la pimienta negra la más vendida.

Respecto al otro 50% ha habido una revelación, sobre todo en Colombia, en productos como la mostaza French´s que representa 20%, según afirma el empresario.

En general, el rango de precios de los productos de McCormick se mueve entre $7.000 y $12.000 en diferentes segmentos al público, y el año pasado alcanzaron ventas 25% por encima de 2020 con una inversión superior a ese porcentaje.

“Dentro de Suramérica hay un solo país catalogado de alto crecimiento que es Colombia y en ello se basa la estrategia de crecimiento y de relanzamiento de la marca a la que estamos apostando”, señaló Orjuela.

¿En qué se enfocará el relanzamiento?

McCormick busca posicionarse dentro de una población que está evolucionando en temas gastronómicos y que puede tener acceso a productos de valor agregado que ofrecen tanto grandes cadenas como pequeños supermercados.

El modelo contempla entonces una canal de venta híbrido que surta a grandes superficies y a redes de mercados locales para llegar a cuidades intermedias.

Para ello, se planea abrir el canal de food service a través de red de distribuidores especializados,  con las que se prevé aumentar las ventas entre 25% y 30% en los próximos años.

“El negocio se basará en la venta directa, venta a través de distribuidor a cuidades locales y red de distribuidores a restaurantes. Esta última tiene acceso a clientes para ofrecerles productos premium”, detalló Orjuela.

Con respecto a la oferta, la apuesta será el fortalecimiento de hierbas y especias con productos de calidad sin relleno ni sabores artificiales, que lo hacen de mejor percepción de marca.

Según el vocero de la empresa, ahora tendrán más fuerza e inversión marcas que han tenido una buena acogida como French’s en segmento como mostaza y salsa BBQ, y la Red Hot, líder en ventas en Estados Unidos, que aunque ya está en el mercado colombiano, tendrá impulso adicional.

“Hemos migrado de ser una empresa de hierbas y especias a ser una empresa de sabor en todo lo que pueda aportar a la experiencia de comida como salsas picantes, kétchup, salsas y aderezos”, agregó el empresario.

Los mayores retos

McCormick viene creciendo no solo en innovación, sino en ampliación de su portafolio. Hace un año adquirió la salsa Cholula de México la cual ha puesto como referencia de marca global, como una propuesta más premium dentro de un segmento de salsas picantes.

Pese a estos buenos anuncios, hoy como en todo el mundo, las preocupaciones de la empresa están alrededor del tema inflacionario y la crisis logística global.

“El mayor reto de la empresa es mantener los costos para no subir los precios al consumidor por afectación de cadena logística en temas como envases, que prevemos que seguirá siendo un problema hasta 2023”, anotó el gerente de desarrollo de Negocios de McCormick.

Ante este realidad un punto a favor es que la tasa de cambio ayuda a compensar en cierta medida los incrementos de precios. “Con un dólar más barato al nacionalizar el producto se favorece el precio al consumidor”, dijo.

Aunque todos los productos con en la actualidad importados, McCormick planea en el largo plazo tener su propia planta de producción local en Colombia.

Fuente: VALORA ANALITIK


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉