La generación alfa los clientes del mañana de los centros comerciales

Una buena forma de diseñar el centro comercial del futuro es comprender los comportamientos y motivaciones de las personas que lo visitarán. Los millennials, que han dominado la agenda de las empresas de estudios de consumo en los últimos tiempos, están a la orden del día. La Generación Z sigue su ejemplo, pidiendo pasaje. El mañana, sin embargo, pertenecerá a la próxima generación, conocida como Alfa.

Antes de hablar de los Alfa, es importante compartir información general sobre generaciones. ¿Aquí vamos?

Banner_frasco-suscripcion-800x250

En esencia, los centros comerciales se crearon para los Baby Boomers, nacidos entre 1940 y 1959. Pero se han vuelto frecuentes incluso para la Generación X, formada por consumidores que ahora tienen entre 40 y 60 años. Caracterizados por un comportamiento materialista e individualista, los X a menudo usan el estado de las marcas para expresar sus identidades. Naturalmente, los centros comerciales, desde la perspectiva de los templos del consumo, pronto fueron elegidos como el lugar ideal por estas personas.

El siguiente grupo, formado por la Generación Y, más conocida con el sobrenombre de Millennials, demostró que muchas veces prefieren disfrutar que poseer. Como resultado, llevó a minoristas y centros comerciales a priorizar la oferta de experiencias. Hoy, el punto caliente es la Generación Z idealista, marcada por su sensibilidad a temas como el medio ambiente, la diversidad y la inclusión, y por destacar una amplia discusión cultural sobre el consumo.

Pero como el tiempo es implacable, el futuro pertenece a los Alfas. Para comprender mejor a este grupo, Wunderman Thompson encuestó a 4.000 niños y jóvenes, de 6 a 16 años, en los Estados Unidos y el Reino Unido. Algunos de los hallazgos de este estudio son sorprendentes.

Para empezar, vale la pena recordar que estos niños crecieron rodeados de pantallas, con información, entretenimiento y conexión social disponible en cualquier momento, en la palma de sus manos. Por ser algo tan natural, no se sobrevalora el papel de la tecnología y los equipos electrónicos y la intensa relación con lo digital no excluye la apreciación del entorno físico.

Algunos resultados

Entre los entrevistados, el 75% disfruta de la experiencia de ir a una tienda real. Hay más: el 19% dijo que la mayoría de sus compras en el futuro se realizarán en una tienda física, frente al 21% que cree que comprará más en pantallas digitales. En otras palabras, lo físico y lo digital están casi ligados en la preferencia de estos jóvenes consumidores. Pero cuidado: el punto de venta imaginado por los Alfa no es el mismo que en el pasado. Además de tener mucha más tecnología incorporada, debería tener áreas donde los clientes puedan probar y jugar con los productos.

A pesar de las buenas noticias, existen importantes desafíos para los centros comerciales. La generación Alfa se está acostumbrando rápidamente a los productos digitales y le resulta natural descargar contenido en Kindle o Netflix en lugar de comprar libros o DVD. Además, tienen una alta propensión a utilizar el comercio social debido a la poderosa unión de las redes sociales y los medios digitales.

Los Influencers

De hecho, los influencers digitales merecen un capítulo aparte en esta historia. Son el segundo grupo que más sugiere el consumo de loa Alfas. Primero vienen los amigos, con el 28% de las menciones, seguido de los influencers, con el 25%, y la familia, que aparece solo en tercer lugar, con el 21% de las citas. A una parte de los Alfa incluso le gustaría que los influencers tuvieran sus propias tiendas, lo que demuestra la fuerza de estas celebridades digitales.

Pero el aspecto más impresionante de este estudio de Wunderman Thompson es lo que revela los valores de esta generación. Cuando se les preguntó qué es lo más importante en la vida, el 71% respondió «familia», el 43% «amigos» y el 31% «felicidad». Solo el 15% piensa que el dinero es lo que más vale y un insignificante 2% eligió la fama como su objetivo en la vida. Dadas estas cifras, no es de extrañar que el 66% de ellos quiera dar preferencia a las empresas que buscan hacer el bien a las personas y al planeta.

Las tendencias son emocionantes para los centros comerciales. El retail físico seguirá manteniendo su relevancia, aunque está muy orientado a la interacción social y la experimentación de productos, además de estar integrado con lo digital.

Las redes sociales serán el canal de comunicación prioritario y los influencers digitales tendrán sus propias tiendas en el centro comercial físico. Pero nada será más decisivo que girar la llave, abrazando propósitos y prácticas orientadas al bienestar colectivo.

Un último dato del estudio: casi la mitad de las personas de la Generación Alfa quieren dividir su tiempo entre espacios abiertos y cerrados. Esto significa que para estos niños hay vida fuera de la pantalla. Que esta vida se desarrolle en parte en los centros comerciales dependerá de la adaptabilidad de nuestros centros comerciales.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉