¿Cuánto ha subido el precio de alimentos en los barrios? Tenderos lo explican al detalle

ipc de mayo

Desde el año pasado la inflación no da tregua. El aumento del salario mínimo —10.7 %—, ‘desapareció’ en el primer trimestre del año. Solo en abril, según el Departamento Administrativo Nacional de Estadística, Dane, el Índice de Precios al Consumidor, en la capital quindiana fue de 1.31 %, siendo el gasto de los alimentos el de mayor variación 2.34 %.

Impresión de la comunidad

Para comprar los mismos alimentos con los que se podía cocinar a principio de año se debe invertir más plata o gastar el mismo presupuesto, pero adquirir menos elementos.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

“Dicen que esta situación no es solo de Colombia, sino del mundo, pero realmente se ha sentido el golpe en el bolsillo, yo creo que si digo un 30 % de incremento es lo mínimo. El mercado normal que uno hace ha tenido efecto, aumentó todo y ya toca es mirar lo primordial, lo que uno necesita más seguido”, dijo Carlos Muñoz, uno de los ciudadanos consultados por LA CRÓNICA.

Gloria Ibarra relató que el año pasado gastaba cerca de $ 20.000 en el diario, ahora se gasta $ 29.000, casi el 50 % más.

“Con $20.000 compraba verduras, arroz, lo del jugo y de pronto pollo. Pero es que hoy en día todo está por las nubes y parece que el aumento sigue”, acotó.

El surtido perjudicado

No solo son los consumidores los que tienen su bolsillo impactado, los tenderos son buenos ‘termómetros’ de la situación en los barrios, las ventas de los elementos básicos han bajado, pero también las de licores y golosinas.

Es el caso de Fabio Ramírez, quien tiene su negocio en el corregimiento El Caimo y que para surtirlo, asegura, se le duplicaron los costos: “Por ejemplo para tener el negocio surtido debía gastar $ 5 millones para la semana, ya debo contar con $ 10 o $12 millones, a eso hay que agregarle arriendo y servicios públicos”.

Su establecimiento no solo es tienda de abarrotes, también es carnicería, por eso da fe de lo complejo que es hoy para un hogar poder incluir la proteína en su dieta: “Una res le salía a uno en $1.1 millones, ahora está en $ 3 millones, el cerdo estaba en $ 350.000, se consigue ya en $800.000”. 

Agregó: “Los precios tienen a la gente contra las cuerdas, si come arroz, entonces no tiene para la papa, muchos dicen que los productos subieron un 10 % o 20 %, eso es falso, han aumentado más de 100 % y no hay control porque sigue subiendo el precio”.

En ese sentido, citó como ejemplo el aceite de cocina, que antes se conseguía un tarro en $ 5.500 y ahora está a $ 12.000; así mismo, una libra de arroz pasó de valer $ 1.500 a $ 2.000. “Igual pasa con la panela y el azúcar. El tomate de cocina está casi a  $7.000 cuando antes se podía conseguir en $ 2.000 o $ 3.000”. 

Otro de los productos que se elevó fue la leche: “En menos de un semestre le aumentaron el costo 5 veces, eso lo que genera es que haya menos compra y, por supuesto, nosotros nos vemos afectados”.

Humberto Granada Pavas, en el barrio Rincón Santo, no tiene un establecimiento tan grande como el de Ramírez, pero comparte la misma preocupación con los precios.

“Lo que es el arroz, las grasas, las harinas y la leche están caros. Yo creo que todo subió alrededor de un 30 %. Para surtir la tienda gastaba entre $ 500.000 y $ 800.000, ahora necesito entre $1 millón y $1.5 millones”, manifestó.

Y finalizó: “La venta sigue normal, sí es cierto que llega más dinero, pero como llega también se debe ir para surtir el lugar y pagar servicios y demás, la ganancia bajó en comparación con el año pasado”.

Fuente: PULZO


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉