Fiebre de motos, jalona a la Industria de la moda en Colombia

El boom de las motos en Colombia le abrió un panorama nuevo a los fabricantes, quienes observaron que se crearon comunidades dispuestas a pagar por prendas con sus marcas estampadas.

La oportunidad de negocio está crecimiento, teniendo en cuenta que en el país ruedan más de 10,3 millones de motocicletas y un número similar de propietarios; mismos que pueden entenderse como potenciales compradores.

Ese nicho emergente no solo representa ganancias para los fabricantes, sino que también puede generar algo que los economistas llaman un círculo virtuoso, puesto que la industria de la moda nacional tiene lo necesario para elaborar las prendas con los estándares dictados por las casas matrices.


Banner_frasco-suscripcion-800x250

Apuesta por talento local

Incolmotos, la ensambladora de Yamaha en Colombia, fue uno de los fabricantes que accedió a dialogar con EL COLOMBIANO para contar cómo se ha expandido este segmento.

Según relató Diana García, encargada del área de colección y accesorios, la primera línea de prendas fue lanzada en 2012 y fue muy básica; estaba compuesta por camisetas y gorras, pero descubrieron que la afiliación de los clientes hacia la marca era tan fuerte que decidieron aumentar los esfuerzos comerciales en esta categoría.

La fortaleza de esta escudería en la capital antioqueña, desde su óptica, se ha visto reflejada en la Feria de las Dos Ruedas, en donde los visitantes agotaron con rapidez las existencias en la edición de este año y fue necesario surtir el estand en varias ocasiones.

Actualmente la demanda va creciendo, pero Diana García relató que hay un trabajo acumulado detrás de todo esto. En este sentido, resaltó que, en 2018, Incolmotos se arriesgó a crear su primera boutique a nivel país en el punto de venta de San Diego.

Desde entonces, las ventas de estos accesorios crecieron un 75% y los distribuidores aliados se han ido antojando de tener sus propios mostradores

En búsqueda de aliados

La ejecutiva detalló que en lo corrido de 2022, las ventas de la indumentaria van creciendo a un ritmo de 54% anual.

Razón por la que ya sus cuatro aliados textileros no son suficientes para atender la demanda y andan en búsqueda de nuevos socios en la región.

Actualmente, según explicó Bernal, la indumentaria se produce en Asia y es importada hasta el territorio colombiano.

Sin embargo, cree que este concurso puede ser un primer paso para evidenciar la calidad creativa que hay en el país y, con base en ello, tratar de abrirles las puertas a los textileros nacionales. leer más aquí

Fuente: El Colombiano.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉