Conozca el abecé del Open Banking

Conozca el abecé del Open Banking, continuar democratizando el acceso a la banca y
mejorar la experiencia de los más de 30 millones de usuarios que tiene actualmente el sistema financiero, es uno de los principales retos que enfrenta el país en materia económica.

Vea:https://www.america-retail.com/colombia/apple-estaria-pe…ter-de-app-store/


Banner_frasco-suscripcion-800x250

Para ello, la regulación del Open Banking, el nuevo modelo que promete revolucionar el sector financiero en Colombia, será clave y, según los analistas, protagonizará la principal noticia de la industria el próximo año.

En contexto, la Superfinanciera tiene ocho meses para definir sus reglas de juego y así permitir que la banca, conformada por entidades financieras, comisionistas de bolsa, establecimientos de crédito y sociedades fiduciarias, Fintechs, entre otras, pueda compartir la información financiera de todos sus usuarios, previa autorización de los mismos, de forma digital y segura con otras compañías del mismo sector.

Gracias al acceso a estos datos, señala un reciente informe de la Fintech Minka, el mercado financiero colombiano podrá crear nuevos productos personalizados, servicios descentralizados, agilizar procesos y simplicar el uso y acceso al sistema.

“Surgirán, por ejemplo, fondos de inversión de acuerdo con la capacidad de pago de cada persona o productos de ahorro enfocados en los intereses de cada quien”, explica Paola Sánchez, autora del informe y cofundadora de Minka.

Así mismo, agrega Sánchez, “este nuevo modelo permitirá centralizar la información de las cuentas bancarias, créditos y tarjetas, entre otros, aun cuando estos productos correspondan a diferentes entidades bancarias”.

Igualmente, facilitará compartir, con la previa autorización de las personas, sus datos con terceros y recibir recomendaciones para, por ejemplo, pagar menos comisiones, recibir mayores rendimientos o administrar de manera más eficiente las deudas u otras alternativas más favorables a partir de una mayor oferta competitiva de los bancos.

Su objetivo, según el informe, dependerá de quién se plantee la pregunta. En primer lugar, impactará al sistema financiero en la modernización de sus procesos, partiendo de la idea de que el futuro de las finanzas es digital.

Segundo, mejorará y ampliará el portafolio de las entidades bancarias, que reducirán costos y podrán abrir nuevas líneas de negocio. Tercero, gracias a su implementación los usuarios de la banca tendrán la oportunidad de acceder a más productos hechos a su
medida y de acuerdo con sus necesidades, pues no es el mismo perfil el de una persona que necesita un crédito educativo a quien requiere un préstamo hipotecario.

Y cuarto, el Estado podrá contar con mayores herramientas para incrementar la inclusión financiera en el país.

“Se proyecta que su implementación arranque entre finales de julio y principios de agosto de 2023. Del mismo modo, su puesta en marcha permitirá, por ejemplo, aprovechar y beneficiarse del tamaño del mercado de la banca abierta que, según cifras recientes del reporte Open Banking Market Opportunity Analysis and Industry Forecast, de Allied Market Research, alcanzará los 43.152 millones de dólares en 2026”, afirmó Sánchez.

Así avanza su implementación    

Aunque el Open Banking aún no es una realidad en Colombia, la firma de un decreto el pasado 25 de julio por parte del Ministerio de Hacienda a través del cual se reguló el Open Finance, que promueve una mayor apertura del sistema y una mejor usabilidad de la data en beneficio del consumidor financiero, significó un paso definitivo que confirmó la buena disposición del regulador colombiano para mejorar la tecnología y la innovación del sector.

Suceso no menor si se tiene en cuenta que Colombia, gracias a la firma de este decreto, se convirtió en el tercer país de Latinoamérica en contar con el modelo Open Finance junto a Brasil y México.

Es importante aclarar que, pese a que Open Banking y Open Finance son dos términos similares, no son lo mismo. “Mientras que el primero (Open Banking), permite el intercambio de la data y de servicios entre todos los tipos de entidades financieras, a través de interfaces de programación de aplicaciones (APIs); el segundo (Open Finance), es un modelo que, no solo facilita obtener y compartir la información financiera de las personas entre los bancos, sino también de servicios públicos, entidades fiscales y aseguradoras, incrementando la competencia del mercado con servicios más personalizados que se adaptan a las necesidades de los clientes, siempre y cuando se cuente con la autorización del usuario”, explicó Sánchez.

En conclusión, advierte el informe de Minka, el Open Banking avanza a buen
ritmo y la puesta en marcha del Open Finance permitió asentar las primeras
bases para hacer realidad este modelo. De hecho, la Superfinanciera hace cuatro
meses inició un trabajo riguroso para definir sus reglas de juego y gracias a ello
explicarle a todo el país a más tardar el 25 de julio del 2023 cómo va a funcionar y
a entrar en vigencia.
Buenas prácticas de Open Banking en Latam para tener en cuenta

En México, el proceso de banca abierta se inició con la aprobación de la Ley Fintech en 2018 y luego siguió con la publicación de reglas generales por parte del regulador Azteca en 2020. Por ahora, solo se está compartiendo información amplia sobre productos bancarios tradicionales sin incluir datos personales.

Brasil, por su parte, adoptó un enfoque gradual hacía la banca abierta y su marco
regulatorio sirvió de inspiración para otros países de la región. Desarrolló el modelo en cuatro fases. Primero, abarcó el intercambio piloto de información estandarizada de productos bancarios tradicionales, compartiendo datos personales o transaccionales con la banca; segundo, hizo el intercambio real de esta información, y con la previa autorización de cada usuario, las entidades financieras recibieron la data y luego de analizarla enviaron publicidad personalizada a cada cliente; tercero, permitió a otras entidades no bancarias
(aseguradoras y entidades de servicios públicos, entre otras) acceder e intercambiar esta información; y cuarto, a finales del 2021, afianzó todo el modelo.

Chile, está siguiendo los pasos de Brasil y concibe el modelo de Open Banking como un proceso de adopción progresivo. Para destacar, recién aprobó la Ley Fintech, lo que le permitirá establecer un marco regulatorio para las empresas que prestan servicios financieros a través del desarrollo de la tecnología y la innovación.

Finalmente, Ecuador avanza en el mismo sentido que Chile, pero Perú y Argentina aún están en una etapa muy temprana.

Banner_azules
Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉