Colombia: Almacenes Only y su nuevo Whatsapp Place

Sin duda alguna, las ventas online desataron desde hace tiempo un esfuerzo importante por algunas tiendas por departamento y canales modernos a prepararse para competir con los “Full Players” del E-commerce. Hace escasos dos años el Grupo Falabella, anunció la compra de la cadena de compras por internet Linio  por un valor de US 138 millones  para enfrentar la expansión de los gigantes del comercio electrónico: Amazon y Alibaba. Por su parte en Colombia, el más importante jugador del retail el Grupo Éxito, realizaba importantes esfuerzos para que estas plataformas cada día tuvieran mayor participación, los cual al cierre del 2019 determinaron que las ventas de los canales de comercio electrónico crecieron 37% y representaron un  4,5% de sus ventas.

Con la llegada de Covid-19, muchas empresas se vieron obligadas a adelantar sus procesos de transformación digital  y abrir canales de ventas online como estrategia para poder generar ingresos. En ese panorama de alternativas, existen muchas opciones desde la más pura como Marketplace, Catálogos digitales, Tienda virtual, Delivery, etc.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

Tal vez una de las cadenas de tiendas departamentales  más tradicionales y recordadas en Bogotá ha sido Almacenes Only, una empresa cuyas ventas de acuerdo al Mapa Nacional del Retail realizado por Mall & Retail  alcanzaron en 2018 los $ 212 mil millones con un crecimiento del 0,8% en sus 9 almacenes, ocupando el puesto 8º del ranking de moda textil del país. La cadena fue fundada en 1954 por José C. Rodríguez, quien llegó a la capital desplazado por la violencia que se vivía en el campo, y después de probar en diferentes empleos, logró adquirir a crédito una maquinaria para la fabricación de camisas. Adicionalmente abrió un local comercial en el barrio Chapinero de Bogotá, en el cual vendía parte de lo que producía. Aunque tuvo su propia fábrica de confección, esta se cerró en 1961.

Lo anecdótico es que esta firma desde su fundación ha sido muy conservadora y sus procesos de operación no han cambiado mucho desde sus inicios. El surtido de ropa de bebé, los uniformes para el colegio, tenis, ropa para hombre y mujer, lencería a muy bajo precio dicen sus fundadores han sido su mejor publicidad. Los precios bajos, la registradora mecánica con botones y cajón para guardar dinero, los recibos de pago individuales por sección con copia de papel carbón, el icónico balde amarrado a una cuerda, con el que se baja la ropa que el cliente compró hasta que llega al punto de pago, las fachadas blancas con ventanales piso techo y sus escaleras de peldaño que comunican los cinco pisos, son algunos de los aspectos tradicionales que esta cadena ha conservado, desde el siglo pasado.

Su plataforma de E-commerce

El Coronavirus obligó a muchas empresas a cambiar, hasta las más tradicionales como Almacenes Only. La crisis la llevo a poner en marcha la venta online, como método para sobrevivir a través de WhatsApp.

En efecto la nueva estrategia por estos días ha causado furor en las redes sociales con una apuesta que, además de transformarla, les está dando la posibilidad a los ciudadanos de hacer comprar desde sus casas. Tan pronto inició la emergencia, la cadena anunció que cerraría las puertas de sus almacenes y que mantendría los empleos y los salarios de sus colaboradores, siendo estos su mayor prioridad.

Semanas después y viendo que el aislamiento social se extendía, la cadena dio una sorpresa a los ciudadanos amantes a comprar en sus almacenes. Así el pasado 21 de abril, a través de su página en Facebook, anunció que a raíz de la situación que está viviendo por el virus estaban trabajando en una alternativa de ventas a distancia, para que aquellos ciudadanos que estuvieran interesados en hacer compras en la cadena lo pudieran hacer.

Para ello, solicitaron a los clientes diligenciar un formulario en el que solicitaban información personal, el almacén más cercano y detalles de los productos deseados. “Estamos trabajando para ofrecerte una alternativa de Ventas a Distancia, por favor déjanos tu información y te contactaremos para darte más detalles”, afirmó la compañía.

Ocho días después, la compañía inició la venta de productos de manera virtual. Desde esa época el Twitter de uno de los usuarios que solicitó el servicio, hizo viral una publicación en la que anunció la llegada de su primer compra con esta alternativa de la cadena. “Hoy hice un pedido al Only y en menos de una hora llegó a la casa. Compré toallas, pantalones de sudadera y limpiones”, manifestó.

La cadena publicó en sus redes sociales las políticas y condiciones de venta a distancia donde resaltaron que inicialmente prestarán el servicio únicamente en sectores donde ya cuentan con almacenes. Los domicilios serán realizados por sus trabajadores habituales, sin usar transporte público razón por la cual no tienen ningún costo.

La venta se realiza a través de WhastApp y es por esta vía donde los clientes escogen los artículos del almacén que desean adquirir. En cuanto a los métodos de pago las ventas menores a $300.000 se cancelan al momento de la entrega en efectivo o con tarjeta débito o crédito, mientras que las compras que superen este valor deben cancelarse con transferencia bancaria y la entrega de la mercancía se realizará una vez confirmado el recibo de la transacción.

Para algunos especialistas en transformación digital esta es una típica estrategia de “low-tech” es decir tecnología para alcance de todos, en contraste con la tecnología high-tech que es sinónimo de Sofisticacion y tecnología punta.

Este ejemplo como muchos otros, en tiendas de barrio muestra que aplicaciones tan sencillas como el WhatsApp, son una herramienta para que las empresas incursionen en las ventas a domicilio y así posteriormente, puedan migrar a sitios web con e-commerce más sofisticados. Pero mientras tanto, solo necesitan WhatsApp y alguien dispuesto a llevar el domicilio y de esta manera empezaron a transformarse digitalmente. Esto en el mundo de las startups, se conoce Producto Mínimo Viable.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉