4 razones para el salvamento de Don Jediondo, sopitas y parrilla

El acuerdo de reorganización con los acreedores de los restaurantes del famoso Pedro Gonzalez (Don Jediondo Sopitas y Parrilla) se postergó para el 1º de marzo del presente año, por la falta de normalización de  asuntos referentes a la seguridad social y retenciones obligatorias adeudadas a la Dian.

El 28 de enero del 2020, la sociedad Don Jediondo Sopitas y Parrilla S.A.S. fue admitida al proceso de reorganización. El 3 de diciembre de 2021, la empresa hizo llegar a la Superintendencia de Sociedades el acuerdo de reorganización acordado con los acreedores, el plan de negocios de la compañía y las proyecciones financieras de la misma.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

Mall & Retail, analiza las razones por las cuales esta importante cadena de restaurantes saldrá de la crisis de manera satisfactoria.

Conveniencia para los acreedores

Las deudas reconocidas por la compañía suman $14.541 millones, y según el reporte las acreencias laborales se pagarán a un plazo de 25 meses. Mientras tanto las  acreencias fiscales se cancelarán en un plazo de  37 meses.  La seguridad social se pagará en un solo contado en el mes 38 de ejecución del acuerdo. Las de tercera clase es decir las que se tiene con los acreedores hipotecarios se cancelarán a partir del  del mes 39 de ejecución del acuerdo. La cuarta clase está compuesta por las deudas que se tiene con los proveedores de materias primas o insumos necesarios para la producción o transformación de bienes o para la prestación de servicios. Las obligaciones que conforman esta clase, serán canceladas mediante la dación de pago de un bien inmueble avaluado en $1.591 millones. En el evento de que ninguno de los acreedores que conforma la cuarta clase, acepte la dación en pago con el bien inmueble, este inmueble será vendido y se pagará el 100% de las acreencias que conforma esta clase, a partir del mes 43 de ejecución del acuerdo, en cuatro cuotas trimestrales vencidas.

 

Por su parte las de quinta clase es  decir aquellas compuesta por los créditos que no gozan de preferencia, por ejemplo, proveedores que no sean estratégicos ni garantizados, préstamos que hayan sido obtenidos por el deudor sin ninguna garantía y sanciones en un plazo de  86 meses.

 

Solvencia económica

Don Jediondo Sopitas y Parrilla, tenía activos a 31 de diciembre de 2019, por $24.129 millones  de los cuales el  71% eran activos fijos que la empresa tenía para su funcionamiento. Mientras los pasivos alcanzaban los $20.480 millones de los cuales el 92% era corriente. El 3% del pasivo total está representado en obligaciones financieras a corto plazo y el 8% a largo plazo, el 22% por cuentas por pagar, el 24% por impuestos por pagar, el 11% por proveedores y el 6% por obligaciones laborales. Al cierre de 2019 la sociedad registró un patrimonio de  $3.649 millones.

 

Líder en su categoría

La compañía tuvo unos ingresos en 2019 antes de pandemia de $ 31.351 millones. Con la llegada del Covid, la entrada al plan de reorganización y el cierre de algunos puntos de venta la compañía vendió en 2020 la suma de $12.796 millones con una caída del 59% en 26 puntos de ventas. De acuerdo con el Estudio de Satisfacción de la oferta Gastronómica de Centros Comerciales realizados por Mall & Retail, en la categoría comida  de criolla, Don Jediondo Sopitas y Parrilla tenía preferencia de un 33,4%, por encima de Mis Carnes Parilla y Sopas de Mama y Postres de la Abuela.

 

Fortaleza de marca

Don Jediondo Sopitas y Parilla, tiene altos niveles de “Top of mind” con un buen posicionamiento de marca que durante 17 años ha estado presente en lo largo y ancho del país, fortalecido por el cariño que los colombianos le tienen a su propietario, permitirá a esta empresa  salir a flote y estamos  seguros que “Las pechugas de mis primas”, “La punta de anca de mi abuelo”,  seguirán siendo, los menús favoritos de la comida criolla del país.

Fuente: Mall & Retail.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉