Ventas de comida rápida siguen marcando cifras positivas en el segundo trimestre

Hamburguesas y lomos de jurel

Las ventas de comida rápida siguen marcando cifras positivas en lo que va del año, esto en vista de la menor base de comparación con respecto al año pasado, cuando en gran parte del país seguían las cuarentenas y restricciones sanitarias.

Así, de acuerdo al indicador de la Asociación Chilena de Gastronomía (ACHIGA), elaborado por el Departamento de Estudios de la Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo (CNC), las ventas registraron un crecimiento de 46,8% en el segundo trimestre del 2022, al comparar con igual período del año anterior.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

Ventas de comida rápida siguen marcando cifras positivas

Según explica la CNC, esta alza respecto al año pasado estuvo influida, en parte, por una menor base de comparación, ya que, en el mismo período del año pasado, la Región Metropolitana y otras comunas del país, volvieron a cuarentenas totales y restricciones. En tanto, respecto al primer trimestre de 2021, las ventas crecieron un 3,1% y si se compara con el segundo trimestre de 2019 (prepandemia), el sector marca un alza de 17%.

Por su parte, en términos de locales equivalentes (same sale store), se evidencia un incremento anual de 38,4% en el segundo trimestre de 2022, 5% sobre el primero, y al comparar con 2019, se evidencia un crecimiento de 7%.

Considerando estos resultados, el indicador cierra el primer semestre de este año con un alza anual de 45,8% en términos totales y un creciente de 32,9% en locales equivalentes.

Con respecto a los meses del segundo trimestre del año, se registraron fuertes alzas en cada uno de ellos. Abril, mes donde el año pasado la Región Metropolitana estuvo en cuarentena total, marcó una fuerte alza de 86,6%, luego mayo y junio evidenciaron incrementos reales anuales de 32,4% y 34,9% cada uno.

Al respecto, Máximo Picallo, presidente de Achiga indicó que “si bien se observa un aumento importante en la venta de comida rápida en el segundo trimestre del año, en comparación al mismo período del 2021, el alza se explica en gran medida por la baja base de comparación, ya que el año pasado en este tramo el país seguía con cuarentenas y estrictas restricciones de desplazamiento”.

La evolución del índice de ventas muestra la recuperación del sector a partir de la segunda mitad del año pasado de la mano con la apertura del comercio físico, menores restricciones y, sobre todo, la mayor liquidez producto de los retiros y ahorros fiscales. A su vez, los resultados están en línea con el sector servicios, el cual dentro del Imacec se ha mantenido con fuertes alzas en los últimos meses. De hecho, en el Imacec de junio fue el único sector que marcó un resultado positivo.

Perspectivas

De acuerdo a la CNC, hacia adelante se esperan leves crecimientos o caídas en los servicios de comida rápida durante la segunda mitad del año, dado las altas base de comparación que enfrentará, junto a una evidente desaceleración del consumo. Sin embargo, los niveles de venta total debieran mantenerse sobre el promedio de 2019.

“Sabemos que en este tipo de servicios existe un efecto sustitución donde el sector se ve favorecido frente a restaurantes de mayor valor en el consumo, cuando los consumidores se ven enfrentados a un menor poder adquisitivo. Sin embargo, también arriesga pérdida de dinamismo cuando los ingresos reales de las personas comienzan a verse fuertemente afectados”, de acuerdo a la CNC.

Por su parte, Picallo señala que “para el segundo semestre del año el escenario podría ser distinto, porque se profundizará la desaceleración en la economía debido a que se acabaron las ayudas estatales, el poder adquisitivo de las personas se ha visto disminuido por la mayor inflación y se espera una caída mayor del consumo”.

Consumo Promedio

La CNC informó también que el consumo promedio por boleta (expresado en pesos de junio 2022), alcanzó un valor de $8.163 en el segundo trimestre de 2022, lo que significa una baja anual de 10,4% real respecto a igual período de 2021, tras meses de fuertes alzas, y una baja de 2,3% respecto al trimestre anterior.

Dicho aumento, explica la CNC, responde al fuerte incremento en el número de boletas (75,8%) dada la mayor movilidad al comparar con el año pasado, volviendo también a una compra más individual. En tanto, al comparar con el segundo trimestre de 2019, previo a la pandemia, el consumo promedio ha subido un 50%, pero el número de boletas ha caído.

En la Región Metropolitana, el consumo promedio por boleta durante el segundo cuarto del año fue de $8.444 experimentando una caída de 11,3% real anual y una caída trimestral de 1,5%. Por su parte, en regiones el consumo promedio durante el mismo período alcanzó los $7.883 cayendo un 9,3% real respecto a igual trimestre de 2021 y marcando una baja de 3,1% respecto al primer cuarto del año.

El alza en el consumo promedio se entiende, de acuerdo a la CNC, por la mayor inflación, donde la categoría alimentos ha sido la más impactada, afectando directamente los costos del sector gastronómico.

Fuente: latercera.com


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉