Ripley redobla apuesta por negocio financiero

Fachada de tienda Ripley

Según publicó df.cl, Ripley redobla apuesta, tras un ambicioso plan que está desarrollando en su negocio financiero, específicamente en el banco, que tiene operaciones en Chile y Perú.

Ripley redobla apuesta

Desde hace unos meses comenzaron a competir mano a mano con los actores de mayor tamaño de la industria en el negocio de cuentas corrientes y tarjetas de débito.


Banner_frasco-suscripcion-800x250

Y les ha ido bien. De acuerdo a los últimos datos de la Comisión para el Mercado Financiero (CMF), Banco Ripley ha abierto casi 40 mil cuentas al cierre de junio. Asimismo, la cartera de tarjetas de débito se expandió en 50% en 12 meses, llegando a 446.449 plásticos, abriendo casi 100 mil tarjetas en el primer semestre de este año.

El gerente de la División Productos de Banco Ripley, Julien Labrot, detalló a DF cuál es la nueva apuesta de la compañía.

El ejecutivo indicó que, en el corto plazo, el objetivo es que el banco se convierta en la principal entidad financiera en aquellos clientes que tienen una cuenta corriente o un producto en más de un banco.

Para ello, la firma buscará entrar de lleno en el segmento socio económico C1, avanzando desde el actual C2 y C3.

“La idea es subir el perfil de los clientes, porque buscamos un riesgo de crédito positivo. Históricamente era alguien que usaba tarjeta de crédito. Ahora estamos logrando un cruce con tarjeta de débito o la cuenta corriente. Tenemos alrededor de 400 mil clientes con estas características, sin contar la billetera digital Chek”, explicó Labrot.

Para abordar el segmento C1, el banco lanzará antes de fin de año una tarjeta Mastercard Black para los clientes con mayores ingresos y menores riesgos.

Otro despliegue comercial será el lanzamiento de cuentas corrientes que contemplen tarjetas y líneas de crédito y seguros asociados.

Planes 2023

La planificación para 2023 está medianamente dibujada en Banco Ripley. Labrot mencionó que, en el mediano plazo, “la idea es completar el abanico de productos financieros sumando créditos hipotecarios”.

Si bien matizó que aún este proyecto está en análisis, expuso que la idea de incursionar en el negocio hipotecario sería con “pinzas”, seleccionando a los clientes que puedan cumplir con los requisitos.

A pesar de ello, reforzó que “lo queremos tener en nuestro abanico de productos, pero la duda es si es el momento o no, pero lo estamos viendo”.

Un segundo frente que Banco Ripley está trabajando es el envío de remesas. La idea es partir con Chek y después apalancar esta experiencia con el banco. “Estamos trabajando con algunas fintech en este tema”, dijo.

Y el tercer plan es comenzar a ofrecer una parrilla de productos de inversiones en el banco, una línea de negocios que aún están afinando.

Dentro de la carpeta de Banco Ripley está replicar todos estos desarrollos en el banco que tienen en Perú en los próximos meses.

En paralelo, Labrot resaltó que el banco está trabajando con modelos predictivos en su cartera de clientes: “Estamos montando todo un sistema de inteligencia que sea capaz de entregar ofertas en tiempo real”, dijo.

De esta manera, si un cliente de la entidad compra un pasaje en avión utilizando algún medio de pago del banco, la idea es que luego de la transacción reciba seguros de viaje, entre otros productos financieros alineados a su comportamiento de pago.

Consultado sobre cómo está viendo la competencia en la industria financiera ante la arremetida de varios actores en la comercialización de cuentas corrientes y otros productos bancarios, Labrot se muestra confiado.

“Tenemos ventajas competitivas con un banco tradicional, porque si los miramos, ellos están migrando a nuestro modelo, abriendo marketplace, que es algo que ya tenemos. Si miramos ejemplos internacionales como Alipay, es algo similar a lo que estamos haciendo nosotros”, resaltó el gerente.

En lo que respecta a Chek, la billetera digital de Ripley, el ejecutivo hizo ver que “lo queremos manejar como dos marcas diferentes y públicos objetivos diferentes. El Banco Ripley apunta mucho más al mundo tradicional, orientado al cliente que necesita un banco, ya que hay una porción relevante de la población que requiere servicios bancarios. Mientras que Chek es una propuesta para quienes no tienen tanto apego a los bancos y es una billetera digital para atender a un segmento menor a 30 años”.

Riesgos en la cartera

Ante el aumento de la morosidad en la industria, subrayó que “estamos mucho más preparados respecto a cómo estaba antes el banco. Si nos estamos enfocando en ser el banco principal de los clientes es porque son las palancas que mueven el riesgo. Si uno es el banco principal, se va a pagar la deuda y la morosidad va a bajar porque los clientes son más fieles”.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉