Nueva regulación de tarjetas llega a la Corte Suprema

Ventas con tarjetas

Visa y Mastercard argumentaron al máximo tribunal del país que debía suspenderse la nueva regulación de tarjetas, proceso hecho por el TDLC, debido a la existencia de vicios y falta de garantías.

Según publicó df.cl, las instrucciones generales sobre la nueva regulación de tarjetas, sus  condiciones de competencia en el mercado de medios de pago que dictó a mediados de agosto el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia (TDLC), fue apelada ante la Corte Suprema por parte de varios actores de la industria.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

En la causa interpusieron reclamos empresas como Cruz Verde, Copec, Amex, Visa, Banco Santander, Mastercard, Sencillito, Tenpo, FinteChile, entre otros.

Nueva regulación de tarjetas

“Inciden negativamente en la competencia en el mercado de medios de pago, junto con generar efectos sistémicos”, sostuvo Banco Santander contra las instrucciones del TDLC.

El proceso que llevó a cabo el TDLC formuló nuevas regulaciones a las condiciones comerciales establecidas por las marcas de tarjetas, así como también, en las relaciones entre los operadores adquirentes, los proveedores de servicios para procesamiento de pagos y los comercios afiliados a esos sistemas de pago con tarjetas.

Las marcas

En el caso de Visa, acusó ante la Corte Suprema que “si lo que buscaba el Tribunal era ‘saldar la deuda histórica’ (…) por no haber establecido a tiempo límites al monopolio de Transbank, no hace mayor justicia al ‘cargarle la mano’ a una de las partes dentro del ecosistema, esto es, a las marcas de tarjetas”.

Visa solicitó a la Corte que se dejen sin efectos las instrucciones del TDLC; se mantengan vigentes las reglas de la compañía; y se eliminen las medidas respecto a los costos de marca.

Mientras que Mastercard planteó en la sede judicial que el proceso que llevó adelante TDLC tuvo vicios. Indicó que hubo una “infracción a las garantías del debido proceso, tales como el derecho de defensa y el principio de congruencia”.

Advirtió que la regulación del TDLC “no protege o fortalece verdaderamente la libre competencia en los mercados” y algunas medidas “desde un punto de vista de política pública, son absolutamente inadecuadas y generarán graves efectos nocivos en el mercado”.

Mastercard además solicitó a la Corte que se suspendan las instrucciones del TDLC mientras se determine cómo será el desenlace en esta sede.

Una posición distinta tomó Amex, que destacó la resolución del TDLC porque “está orientada correctamente a promover y proteger la competencia en el sector”.

Otros reclamos

Otro de los actores que presentaron sus reclamaciones fue Banco Santander, entidad que presentó su recurso haciendo ver que existen instrucciones del TDLC que “inciden negativamente en la competencia en el mercado de medios de pago, junto con generar efectos sistémicos afectando otros bienes jurídicos igualmente valiosos como la inclusión financiera, la protección de los derechos de los consumidores y la reducción de la evasión fiscal, que no han sido adecuadamente ponderados y analizados”.

El banco especificó que las reglas establecidas no surcharge rule (NSR) y honor all cards en su variante honor all products (HAP), así como a la instrucción de implementación del protocolo de seguridad 3DS, afectarían el desarrollo de sus negocios.

Copec indicó que un aspecto que no fue abordado y debe ser definido es el establecimiento de diferenciaciones a nivel de tarifas según el canal por el cual se celebre una determinada transacción, ya sea presencial o por medios electrónicos.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉