Las inversiones chilenas que crecen en Perú bajo un gobierno de izquierda

Éxito de convocatoria
  • Falabella anunció un plan de inversiones que incrementa su apuesta por el Perú. AFP Habitat ha dado señales positivas y conseguido buenos resultados desde el mercado peruano. Castillo ha generado incertidumbre en los mercados, pero no lo suficiente como para frenar la buena posición de Perú ante inversionistas chilenos. La designación del moderado y tecnócrata ministro de Economía y Finanzas, Pedro Francke, podría generar tranquilidad.

El 19 de julio del 2021, luego de tres semanas de incertidumbre electoral, Pedro Castillo -del partido de orientación marxista Perú Libre- consiguió ser proclamado como presidente del Perú, derrotando a la candidata derechista Keiko Fujimori y motivando la esperanza de poner fin a un periodo en el que hubo 4 presidentes para 4 años, marcados por escándalos de corrupción y mandatarios cesados en sus cargos antes de tiempo (como fue el caso de Pedro Pablo Kuczynski y también Martín Viscarra).

Castillo había hecho de las grandes consignas de izquierda y los aires de cambio su principal capital de campaña de cara a las elecciones de 2021, además de un perfil distinto al del político profesional. Docente, campesino y dirigente sindical, criticó la opulencia de las ciudades y la miseria de los pueblos andinos.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

Sus consignas de campaña incluían grandes críticas contra el sistema previsional de las AFP -modelo que también fue implantado en Perú pensionar a los trabajadores jubilados- insinuando eliminarlas; también ha tenido en el pasado palabras positivas para el gobierno venezolano de Nicolás Maduro. Sin embargo, conforme las posibilidades de convertirse en Presidente del Perú iban creciendo -y en particular de cara a la segunda vuelta presidencial- su discurso se fue moderando; coincidencia o no respecto de la campaña de Gabriel Boric en Chile.

De todas formas, al ser investido como Presidente, Castillo juró “por los pueblos del Perú, por un país sin corrupción y por una nueva Constitución”, dando cuenta de la persistencia de su idea de cambiar la constitución de 1993, promulgada por Alberto Fujimori.

Al igual que en numerosos países en los que la izquierda comienza a tener posibilidades de éxito de llegar al poder, el temor de los mercados e inversionistas creció al mismo tiempo que la popularidad del candidato de Perú Libre en los sondeos. Castillo se apuró en dar señales al centro: se definió más como un progresista que un marxista, decidió dejar de referirse al gobierno venzolano y además puso énfasis en varios discursos en su voluntad de respetar la propiedad privada, fomentar las inversiones y dar señales al mundo privado de que el suyo no sería un gobierno de extrema izquierda.

Seguramente una de las señales más importantes en este sentido fue la designación de quien actualmente se desempeña como Ministro de Economía y Finanzas del país [equivalente al Ministro de Hacienda de Chile], el destacado economista Pedro Francke.

Seguramente una de las señales más importantes en este sentido fue la designación de quien actualmente se desempeña como Ministro de Economía y Finanzas del país [equivalente al Ministro de Hacienda de Chile], el destacado economista Pedro Francke.

Al igual que en el caso chileno, en el que se designó como futuro Ministro de Hacienda a Mario Marcel; en Perú, Castillo también ocupó la fórmula de buscar a un economista moderado, tecnócrata y que diera confianza a los mercados. Pero no solo eso, Francke también era el presidente del Banco Central hasta antes de ser ministro de Castillo, y también trabajó para el Banco Mundial.

Francke ha sido quien ha entregado mayores señales de moderación en el gobierno, lo que incluso se ha traducido en declaraciones suyas contrarias a la promesa de Castillo de buscar una nueva constitución, como cuando dijo que la asamblea constituyente “no forma parte del Plan General de Gobierno”. Esto motivó que Vladimir Cerrón, ideólogo marxista y principal de Perú Libre señalara que “es natural que desconozca [Francke] quien no es del partido, ni estuvo en campaña, pero la Asamblea Constituyente es una promesa y una bandera de lucha, ¡No puede ser una estafa al pueblo!”, dijo en sus redes sociales.

Esto ha quebrado al partido de Castillo, los que exigen que regrese a posturas más a la izquierda, motivando diversas disputas de poder y además la desconfianza de lado y lado, volviendo inestable al gobierno. Sin embargo, esas señales de inestabilidad parece no amedrentar a inversionistas chilenos.

Señales de las inversiones chilenas

Probablemente las señales que ha dado Francke son las que han conseguido que capitales chilenos sigan viendo en Perú un mercado atractivo.

Es el caso de Falabella, que el 11 de enero de este año, anunció un plan que contempla inversiones por US$711 millones para 2022, enfocados en “tecnología, logística y tiendas para continuar potenciando su ecosistema físico y digital”. En términos de la expansión física de sus negocios, el plan de Falabella incluye US$135 millones para la inauguración de 19 tiendas en Latinoamérica. Cuatro de ellas corresponden a Perú, donde se inaugurarán nuevos supermercados Tottus y también Hiperbodegas.

Además de esto, dicho plan de inversión pone foco fuertemente en inversiones que mejoren la logística para seguir desarrollando comercio digital, a través de plataformas como Linio, Fazil. Además de esto, gran parte de esos US$711 millones corresponden al “lanzamiento de la plataforma integrada de Falabella.com en Perú y Colombia”.

Ante esto, Gastón Bottazzini, gerente general de Falabella, señaló que “queremos consolidar Falabella.com como la plataforma de e-commerce líder en la región andina».

Ante esto, Gastón Bottazzini, gerente general de Falabella, señaló que “queremos consolidar Falabella.com como la plataforma de e-commerce líder en la región andina».

Según la última memoria anual de la compañía (publicada en 2021, pero relacionada al ejercicio del año 2020), el Gross Merchandising Volume (GMV), medida que se ocupa para cuantificar el valor monetario de mercadería minorista vendida en línea, había crecido en un 95% en Perú, cifra más alta si se compara con todos los otros países en los que Falabella tiene presencia con excepción de Chile.

Según varias publicaciones, junto al negocio financiero -de la mano de Banco Falabella- el comercio digital ha sido el que le ha salvado el año a Falabella en 2021, considerando que tuvo un destacado repunte en ingresos en ese año dada la comparación con 2020, el año en que la pandemia causó más problemas al negocio; siendo Perú el principal país en adoptar de buena forma esta forma de comercio luego de Chile.

En conversación con INTERFERENCIA, desde Falabella nos señalaron que “tenemos confianza en el desarrollo de largo plazo de Perú y creemos que es uno de los mercados de alto potencial en la región”.

Además, agregaron que “nuestras inversiones están orientadas a construir relaciones de largo plazo con los clientes. Hemos sido capaces de hacerlo en forma colaborativa con gobiernos de diferentes orientaciones políticas a lo largo del tiempo”.

Con todo, huelga mencionar que el Banco Central de Reserva de Perú proyectó que para 2022 habría un crecimiento de la inversión privada igual a 0%, debido a la contracción de los proyectos en diversos ámbitos, lo cual se proyectó en base a encuestas de satisfacción hechas a empresas, las que recortarían su inversión antes que ampliarlas.

De todas formas, Julio Velarde, presidente del ente señaló que las más grandes inversiones seguramente serán las minera, y que  “no me parece pesimista el poner una proyección de 0% con dotación de inversión. La inversión va a seguir, incluso no dentro del sector minero, pues hay proyectos de infraestructura privados bastante grandes”, además de agregar que es necesario para los mercados “recuperar la confianza”.

Es el caso de Copec (Compañía Petrolera de Chile), firma de la poderosa familia Angelini, cuyo brazo minero invirtió recientemente en Perú. Se trata de una millonaria inversión en la de Mina Justa, “una iniciativa de clase mundial, que significó una inversión cercana a US$1.600 millones en una ubicación privilegiada en la costa sur de Perú (…) Mina Justa cuenta con 432 millones de toneladas estimadas de recursos mineros; una producción promedio anual de más de 100 mil toneladas de cobre fino; y un atractivo potencial de exploración para su futuro crecimiento”, señaló Roberto Angelini en junta de accionistas durante el año pasado.

Si bien se trata de una inversión previa a la llegada de Castillo al poder, lo cierto es que el proyecto va sobre ruedas. Así, en julio de 2021, el mismo mes en que Castillo se convirtió en gobernante, Copec estaba comunicando en sus redes que el proyecto de Mina Justa había realizado su primer embarque de cobre en el puerto de Matarani consistente en 22 mil toneladas métricas de cobre refinado. En 2021, la misma cuprífera había entrado en operación.

“Es emocionante que, después de tantos años de estudio, de construcción y las complejidades propias de la pandemia, estemos comenzando a vender las primeras toneladas de cobre”, señaló Erwin Kaufmann, gerente de Alxar, firma minera del grupo Copec

También está el caso del negocio de las pensiones, en particular AFP Hábitat en Perú, el cual acumula exitosos números desde que en 2012 ingresara a ese mercado.

En septiembre de 2021, AFP Hábitat, la cual es controlada por Inversiones La Construcción -de la Cámara Chilena de la Construcción- y la compañía de seguros norteamericana Prudential; señaló que separaría su estructura societaria para crear Hábitat Andina, la que controlaría los negocios de la AFP en Colombia (Colfondos) y Perú (AFP Habitat Perú).

En septiembre de 2021, AFP Hábitat, la cual es controlada por Inversiones La Construcción -de la Cámara Chilena de la Construcción- y la compañía de seguros norteamericana Prudential; señaló que separaría su estructura societaria para crear Hábitat Andina, la que controlaría los negocios de la AFP en Colombia (Colfondos) y Perú (AFP Habitat Perú). 

Esta fue una señal que fue percibida por los mercados como una forma de protegerse principalmente de los retiros de fondos de pensiones en Chile, y así separar los resultados de negocios que se encuentran en una fase pujante -como es el caso de Habitat en Perú y Colombia- de los negocios de la firma en Chile, donde se han visto fuertemente cuestionados luego del estallido social.

De hecho, hace poco el Diario Financiero publicó que en 2021, los negocios de Habitat en Perú y Colombia aumentaron su peso en los resultados de Habitat, llegando a aportar el 22,5% de las utilidades de la administradora chilena.

Esto contrasta con las motivaciones originales de Pedro Castillo, de poner fin al negocio de las AFP, las cuales permanecen en todo caso en los partidarios más a la izquierda de Perú Libre, los que hace unas semanas ingresaron un proyecto al parlamento con el objeto de hacer un retiro del 100% de los fondos de pensiones.

Sin embargo, tal como ha quedado claro en comunicaciones de Pedro Francke -ministro de Economía y Finanzas de Castillo- las propuestas de Castillo tendrían más que ver con una reforma que entregue más alternativas a los peruanos a la hora de ahorrar para sus pensiones de vejez, incluyendo una administradora estatal, que permita tener opciones frente a las cuatro AFPs que funcionan en el vecino país.

«Lo primero que habría que indicar es que cualquier reforma del sistema de pensiones requiere de una ley. Por lo tanto, tiene que pasar por el Congreso y requiere entender la composición que tendrá el futuro Congreso y las condiciones que eso implica. Una reforma del sistema de pensiones en el Perú no se puede aplicar por decreto del Poder Ejecutivo”., señaló Francke a un medio peruano, dando muestras de moderación respecto de las posturas más agresivas contra las AFPen Perú

Nuestro medio también se comunicó con AFP Hábitat, sin embargo declinaron referirse al tema, señalando que no se pueden referir sobre aspectos políticos de los países en los que tienen negocios.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉