Industria de tecnología reacondicionada gana espacio en Chile y Latinoamérica

Empleado de EY trabajando en una laptop

La industria de la tecnología reacondicionada cada día suma más consumidores. Precios bajos y contribución al medio ambiente son parte de las razones más frecuentes para que los usuarios los prefieran.

Los teléfonos y computadores reacondicionados son equipos usados que antes de ponerse nuevamente a la venta han sido examinados y reparados por profesionales bajo estrictas prácticas de control de calidad para que sean cien por ciento funcionales. Este proceso tiene asociados también una serie de servicios, como un periodo de garantía, plazos para su devolución o la posibilidad de contactar con atención al cliente.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

Según datos entregados por la Agencia Francesa para la Transición Ecológica (ADEME), un solo smartphone reacondicionado evita 175 gramos de residuos electrónicos. Cada teléfono móvil nuevo genera unos 199 gramos de residuos electrónicos, mientras que un teléfono reacondicionado, solo 24 gramos, es decir, un 88 por ciento menos.

Así nace Reuse, empresa de dos emprendedores que vieron en los equipos reacondicionados una oportunidad para que los consumidores opten por tecnología de calidad sustentable y a precios accesibles.

Reuse lleva más de 5 años en este rubro y han logrado sortear los prejuicios existentes con medidas que apuntan a rechequeo de equipos, garantía extendida, servicio de entrega el mismo día de la compra y un fuerte nivel servicio al cliente. Su éxito hoy lo extendieron a Perú y próximamente a México donde iniciarán una venta a través de plataformas digitales. El crecimiento de Marketplace y usabilidad de ecommerce ha sido una estrategia que Reuse ha ido incrementando cada día.

Según Tomás Ulloa, socio de Reuse eligieron el mercado mexicano por ser un mercado muy amplio “México es un desafío para Reuse y un mercado muy grande en consumo de nuestros artículos, podemos entregar un servicio de primera calidad. Ya en nuestros primeros acercamientos hemos tenido muy buena recepción por parte de eretailers y los principales marketplaces del país”.

Fin a la obsolescencia programada

Mandar a arreglar un celular, computador o pantalla led es una costumbre que cada día tiene menos adeptos, es cada vez más común que el propio servicio técnico recomiende cambiar el producto por uno nuevo por los altos costos de los repuestos o por que definitivamente no existen. Hoy los equipos electrónicos casi por “moda” son desechables y el término obsolescencia programada surge como la forma para que la industria tecnológica garantice que cada cierto tiempo los consumidores vean como imperioso cambiar su equipo.

Con los años, sobre todo en la digitalización de los productos, la obsolescencia programada ha tomado mayor fuerza y sus consecuencias son múltiples. Quizá el dato más abrumador son los millones de toneladas de desechos electrónicos que se producen a partir de esta lógica de mercado, generando gigantescos vertederos en zonas como Agbogbloshie, en Ghana, una precaria locación a la que llega todo tipo de chatarra electrónica desde Occidente.

Para el doctor Edmundo Muñoz, investigador del centro de investigación de la Sustentabilidad de la Universidad Andrés Bello iniciativas como las de Reuse son muy valorables ya que “el reutilizar computadores evita una cadena de efectos ambientales de producir y extraer minerales y materiales plásticos para producir las piezas de un computador. El delta ambiental en términos de huella de carbono, de tratamiento de productos es muy grande al preferir estos productos”.

Ante esto los fundadores de Reuse aseguran que las generaciones bajo los 35 años muestran cada vez más interés por la reutilización de los aparatos, ya sean electrónicos, tecnológicos o análogos. “Y no sólo tiene que ver con el ahorro, sino con la conservación de los recursos, la protección del medio ambiente, la huella de carbono que significan estos productos, que además se hacen en Asia y hay que trasladarlos. Es una respuesta crítica a la obsolescencia programada” explica Tomás Ulloa.

Además, hoy en día Reuse está trabajando fuertemente en convenios con empresas, colegios y clubes de beneficios cruzados.

Los desafíos para Reuse en 2022 son la apertura de México y consolidar el mercado peruano. Todo esto de la mano del marketplace que están desarrollando para que todas las empresas puedan darle una segunda vida útil a productos usados que sigan siendo un aporte tecnológico a los consumidores.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉