Hotel Ritz-Carlton prevé 70% de ocupación a fin de año

Recepción de un hotel

Desde el 1 de junio recién pasado, y en medio de un escenario desafiante para el sector, el Hotel Ritz-Carlton de Santiago tiene un nuevo timonel. Se trata de Víctor Parada, que tras nueve años como CEO de Santiago Marriott, y a su vez de Hotel Courtyard, llega a la gerencia general de uno de los hoteles más emblemáticos de la zona oriente de la capital para tomar las riendas del puesto que hasta hace poco lideraba Anja Frankenbach.

Hotel Ritz-Carlton

Con 23 años de trayectoria, la experiencia de Parada incluye su desempeño en distintas jefaturas de la cadena Marriott Hotels en Emiratos Árabes, Ecuador y Costa Rica.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

“No sólo creo que pueden volver los buenos niveles, sino que van a ser mejores. Aprendimos a ser eficientes cuando estábamos con una ocupación baja”, dice.

En los últimos años, el Hotel Ritz-Carlton Santiago ha enfrentado, como el resto del sector, una difícil coyuntura debido a los factores como la pandemia y la incertidumbre política del país. En ese marco, su dueño -un fondo de inversiones de LarraínVial- inició en abril de 2021 un proceso de venta del establecimeinto a cargo de CBRE, iniciativa que por el momento se encuentra en la espera de su reanudación.

En este contexto, el establecimiento ubicado en el barrio El Golf ha debido apuntar a nuevos segmentos de mercado y transformar su estrategia de desarrollo asumiendo una planificación del trabajo en plazos más acotados, indica Parada.

Es que a pesar de que a los gestores del hotel les “encantaría que hubiera un crecimiento lineal” de este sector, su CEO señala que factores como el proceso de una nueva Constitución y el aumento de casos de Covid-19, configuran “una tormenta perfecta que nos generan un poco de inestabilidad hacia adelante” e implica dificultades al “planificar el negocio y proyectar bien los números”.

Sobre la estrategia para hacer frente a este escenario de incertidumbre, Parada indica que “en los desafíos en estos tiempos, diría que la clave es tratar de adelantarse un poco a lo que está aconteciendo y entender más que nunca qué es lo que el cliente realmente quiere”.

Nuevos clientes

En este marco, la administración del Ritz-Carlton se ha enfocado en abrirse a nuevos segmento del mercado más allá del “alto ejecutivo” -dada la lenta reactivación del viajero business-, y ha apostado a clientes locales en vista del fuerte despegue que han tenido los “hoteles de esparcimiento tipo resort”, sostiene el ejecutivo. “Ese segmento llegó un poco para quedarse. Vamos a seguir fomentando un fin de semana entretenido, pensando en parejas y familias. Hemos tenido grupos que vienen a celebrar cumpleaños, cosas que antes no pasaban”, cuenta.

Para el ejecutivo, el principal reto de este año es “motivar a que el viaje siga ocurriendo”, y destaca la importancia que cumplen distintos actores en la concreción de este objetivo, como los ministerios de Turismo, Salud y Transporte. “Tenemos un aeropuerto considerado el más moderno de Sudamérica, y los huéspedes llegan felices y hablan mucho del nuevo terminal.

Eso sin duda ayuda, pero hay que inyectarle promoción, estrategia y un poco de recursos para poder seguir generando (…) Hemos visto algunos esfuerzos, pero creemos que todavía se puede hacer más”, sostiene.

Parada está consciente de los factores internos que hoy “ponen en pausa” no solo a los inversionistas, sino también a los viajeros locales y extranjeros. En ese sentido, destaca que “estamos en un año mucho más complejo que cualquier otro”, debido no solo a la falta de mano de obra, sino también de la inflación que afecta el bolsillo de los turistas locales como de otros países.

Sin embargo, la nueva cabeza del hotel Ritz-Carlton Santiago no pierde la esperanza de repuntar durante los próximos meses, e incluso proyectan cifras prepandemia para el próximo año. “No sólo creo que pueden volver los buenos niveles, sino que van a ser mejores. Aprendimos a ser eficientes, hemos sido capaces de dar esa sensación de servicio de lujo cuando había escasez de productos, cuando teníamos menos personal producto de que estábamos con una ocupación tan baja”, dice el ejecutivo . Y agrega que “estas son olas fuertes que están viniendo, pero van a pasar”.

Proyecciones para 2023

Parada prevé una “buena temporada” de invierno debido a las cantidades de nieve que, según manejan en el sector, son positivas. Y para los meses de octubre y noviembre proyectan “volver a la normalidad” con ocupaciones a niveles entre 65% y 70%.

“Pensamos que este último cierre del trimestre va a ser un poco el despegue, y que 2023 será un año súper positivo y vamos a volver a números muy similares a los 2019, previo al estallido (…) También hay que ver lo que va a pasar en septiembre, pero hasta ahora la mirada es positiva”, indica.

Fuente: df.cl


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉