«Ha sido una vergüenza»: La postura de Colegio Químico Farmacéutico ante la colusión de farmacias

Interior de farmacia, mujer con tapaboca en mostrador usando computadora

El Colegio Químico Farmacéutico y Bioquímicos de Chile emitió una declaración luego que el Servicio Nacional del Consumidor (Sernac) informara que las cadenas de farmacias que se coludieron para fijar precios de ciertos medicamentos deberán compensar a los afectados.

Salcobrand y Cruz Verde pagarán alrededor de $22 mil a un universo aproximado de 53 mil clientes. Farmacias Ahumada (FASA), en tanto, no entregó una propuesta de compensación, por lo que seguirá en juicio.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

En este contexto, el Colegio Químico Farmacéutico y Bioquímicos de Chile valoró este logro, “ya que aún después de 13 años, esta compensación sienta un precedente en beneficio de un acotado grupo de usuarios afectado entre diciembre 2007 y marzo 2008”.

El gremio clarificó que los precios de los medicamentos no los determina el profesional farmacéutico de cada farmacia, ni el equipo de salud técnico auxiliar.

“Los precios de los medicamentos son fijados por la alta gerencia de la empresa retail de las grandes cadenas, los que no trabajan en el establecimiento de salud de atención directa al público”, detalló en su comunicado.

Por ello, el Colegio afirmó que “para los químico farmacéuticos como profesionales de la salud, esta colusión ha sido una vergüenza”.

“Ello ha implicado cargar un peso extra en cada uno de los trabajadores de farmacia, quienes han debido asumir ante la ciudadanía el estigma de la colusión acordada por los mandos gerenciales”, añadió.

Los profesionales señalaron que el daño ocasionado por la colusión de las farmacias provoca “mayor dolor” en la actual situación de pandemia, contexto en el que los equipos de las farmacias “han demostrado su compromiso sanitario esforzándose por proporcionar atención permanente que, a pesar de la exposición que conlleva para los trabajadores, ha sido ininterrumpida”.

El Colegio comentó que ha promovido acciones para velar por el rol sanitario de las farmacias, agregando que el medicamento es un bien social; y el farmacéutico un profesional de salud que favorece “el acceso a medicamentos” y garantiza el acceso a la información por parte de los pacientes en relación a sus tratamientos farmacológicos y salud en general.

“A pesar de que se reconoce el daño por la colusión (…) observamos que el retail mantiene malas prácticas que atentan a la seguridad del uso de medicamentos”, acusó el gremio.

En esa línea, acusaron que hoy existen cadenas de farmacias que pretenden “potenciar las tareas comerciales, relegando la atención de las necesidades sanitarias, a través de la modificación de contratos de sus trabajadores”.

“Se requiere una mayor voluntad política para que la farmacia y sus trabajadores sean un establecimiento privado de interés público, más que un mero negocio”, sentenció el Colegio de Químicos Farmacéuticos.

Por último, el Colegio gremial expresó en su comunicado que seguirán esmerándose “en relevar las funciones sanitarias por sobre las administrativas”; y que “ni los precios ni las estrategias de venta” son parte de su función vocacional.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉