Chile: Cabify busca alianza con Metro y emitir tarjetas prepago para ampliar negocio

CEO y fundador de la firma, Juan de Antonio, explicó que están en conversaciones para prontamente tecnologizar los métodos de pago

Desde que Cabify inició operaciones en Chile en 2012, ha expandido su modelo de negocios para integrar otras formas de movilidad, como con la incorporación de Easy Taxi y Movo -mini scooter eléctrico- en noviembre de 2018. A la fecha han reclutado 70.000 conductores, y su estrategia es situarse como líder en soluciones de descongestión vehicular.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

La compañía fundada en España busca crecer fuertemente en Latinoamérica, para transformarse en la plataforma más grande de servicios de transporte, haciéndole frente a Uber. Sin embargo, este no es el único interés de la firma de Juan de Antonio, quien desde hace un tiempo también intenta abrirse camino en los servicios financieros.

Al alero de la ley que permite el prepago a emisores no bancarios, donde aun no hay entidades emitiendo tarjetas, Cabify está pensando seriamente incursionar en este negocio.

De visita en Chile -por menos de 24 horas- de Antonio relata que esta alternativa podría ser una realidad pronto. Incluso la compañía ha fijado reuniones con instituciones bancarias locales para ver cómo concretar estos planes.

¿Cuáles son los proyectos que tienen en Latinoamérica y en Chile, particularmente?

Somos una compañía que tiene el objetivo de servir a las ciudades con la movilidad, incorporando también otros productos como el delivery o servicios financieros, que es donde estamos empezando a entrar.

Aún así, lo más importante será la movilidad, ya que lo entendemos como una alternativa al vehículo particular, donde sumamos taxi, autos privados y ejecutivos, además de micromovilidad dentro de una plataforma para que cuando el usuario vaya de un punto a otro, hagan uso de todas opciones disponibles.

Para esto queremos contar también con el transporte público, para que Cabify pueda recomendar entre un coche con conductor u otra opción que sea mejor por la congestión.

Nuestro plan en Chile es continuar creciendo con las alternativas que ya tenemos -Cabify, Easy Taxi, Movo-, conectarnos con Metro e integrar todo esto dentro de la misma plataforma.

¿En qué sentido conectarse con Metro?

Estaría ideal que con el propio móvil pudieras pagar al entrar al Metro y con los autobuses, y que además podamos dar información de la línea de transporte público para recomendar utilizar eso o pagar con la cuenta de Cabify también.

¿Han tenido conversaciones con alguien para esto?

Todavía no hay nada que podamos anunciar, pero nuestra estrategia va por ese camino.

Ustedes se reunieron con el superintendente de Bancos, ¿se conversó sobre introducir sistemas de prepago?

Nosotros tenemos un montón de población que hace uso de pago en efectivo en un sistema digital, entonces tiene todo el sentido ayudar a esa gente a bancarizarse, a utilizar métodos de pago electrónico, ese es el punto de esas reuniones. Tenemos interés en ofrecer servicios financieros inclusivos, tanto para los conductores como para los pasajeros.

¿Pero quieren sacar una billetera electrónica y una tarjeta de prepago?

En cada país hay que adaptarse a la realidad local, hay mercados que a los conductores se les deposita en una cuenta bancaria y en otros se les deposita en una tarjeta de prepago y la evolución tecnológica es hacer todo en el móvil en ese ámbito están las conversaciones.

Nosotros, como hemos hecho siempre en transporte, trabajamos cerca del regulador para ofrecer soluciones responsables. En servicios financieros es lo mismo, nos planteamos profundizar esas soluciones para los conductores, nos sentamos con la autoridad para asegurarnos que lo hacemos con garantías.

Y Chile, ¿en qué etapa estaría de ese sistema?

Está en los países de primera línea. En cada país hay un método de pago distinto, queremos que tecnológicamente todos avancen y Chile será uno de los primeros donde se introducirán novedades, pero aún no daremos los detalles.

La “irresponsable” decisión que los sacó de Barcelona
Hace dos semanas Cabify y Uber fueron desterrados de una de las regiones más importantes de España, Cataluña. Pese a que la empresa nació en la península ibérica, producto de los conflictos políticos y sociales del país, el gobierno local barcelonés decidió decretar la salida de la plataforma porque afectaría a la economía. Frente a esto el CEO de Cabify acusa que se trata de una decisión “irresponsable”, pues se deja a un millón de pasajeros y más de 3.000 conductores en la calle.

Explica que el argumento que utilizan para echarlos es erróneo, pues “me dicen que se están protegiendo porque hacemos algo mal. Cabify es una empresa que paga sus impuestos en todos los mercados donde opera, que genera empleo y riquezas y que en caso concreto de esa región para nada afectaba los ingresos de los taxistas”, sostiene el ejecutivo.

Cataluña, que representa el 36% del PIB nacional, indica que Cabify afectó a sus industrias locales. Juan de Antonio responde que la plataforma es “un servicio que está desarrollándose, que crece muy rápido y que, sin duda, afectará a otras industrias, pero en España el problema se ha entendido mal”, sostiene.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉