Beat se va de Chile: ya empezó a vender su flota eléctrica

Beat chile

La firma griega Beat estaría resolviendo el futuro de sus activos pesados. La app compró sus vehículos cero emisiones a Tesla en México y Citroen en Chile.

Una vez que Beat -la plataforma de movilidad compartida de capitales griego- anunció su salida de Latinoamérica, la industria empezó a preguntarse qué sucedería con sus principales activos, particularmente con la flota eléctrica que había adquirido a Tesla y Citroen, para desplegar en México y Chile, respectivamente.


Banner_frasco-suscripcion-800x250

Beat se va de Chile y de América Latina

Al ser consultada al respecto por DFSUD.com, la firma ligada a FreeNow -que a su vez está ligada a los grupos Mercedes Benz y BMW-, detalló por escrito: “Pudimos llegar a un acuerdo con un tercero relacionado con partes de nuestro negocio de activos pesados”. Pero aseguró no tener información más específica para compartir públicamente en este momento.

Vea también: Mercado Libre entra al negocio de tarjetas de prepago físicas y virtuales

En paralelo, entendidos de la industria comentaron a este medio que Beat ya habría estado contactando, desde hace algunas semanas, a otras empresas relacionadas con el negocio del transporte para la venta de las unidades.

Movimientos en Chile

En el caso particular de Chile, los automóviles fueron adquiridos este año por Viral Code, una compañía que, según se lee en su página web, maneja una gran flota privada de autos eléctricos en América Latina. Es decir, es la dueña de las unidades cero emisiones y es quien contrata a los conductores, en este caso de la aplicación.

Ese contrato de compra fue hecho con la francesa Citroen por unos 120 vehículos.
“De ese total, nos ofrecieron adquirir cerca de 50”, contó una fuente relacionada con la industria que pidió anonimato y que fue contactada esta misma semana por representantes de la compañía griega para evaluar la posibilidad de negocio.

La flota eléctrica

Ese acercamiento, sin embargo, no rindió frutos. “Comprar esa cantidad implica una operación de gran magnitud”, dijo la persona que agregó que el valor comercial de cada unidad es de alrededor de $ 40 millones.

La misma fuente estimó que, considerando las características propias de estos ejemplares modelo DS3 (nivel de autonomía y costos de los repuestos), no sería la competencia directa de Beat la que estaría más interesada en hacerse con las unidades, sino más bien otras empresas, como las del retail o los rent-a-car que manejen contratos con grandes empresas, por ejemplo.

Adiós Colombia

Por su parte, fuentes cercanas a Beat, señalaron que “los activos están en proceso de ser comprometidos, todos”.

Esta estrategia para deshacerse de los autos se estaría replicando en la región, según contó otra fuente de la industria consultada. De hecho, en Colombia, por ejemplo, según un medio local especializado, la flota de vehículos eléctricos que estaba al servicio de Beat ya tiene un posible comprador.

Mientras este proceso avanza, dijeron conocedores del asunto, la firma está también enfocada en las desvinculaciones y cumplir con sus colaboradores.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉