Alsea, operadora de Burger King y Starbucks reactiva su expansión en Chile

Tienda de Starbucks

La gigante mexicana refuerza su plan de inversiones en el Cono Sur con casi US$ 24 millones en nuevas aperturas. En Chile se concentrará en Burger King y Starbucks, donde abrirá 22 establecimientos. Santiago Farinati, director general de Alsea Cono Sur, revela que Chile cada vez cobra mayor relevancia en la operación: desde fines del año pasado, en Chile opera un mayor número de cafeterías Starbucks que en Argentina.

Santiago Farinati, director general de Alsea Cono Sur, pertenece a una selecta colonia de ejecutivos argentinos radicados en Chile que están a cargo de grandes compañías con presencia en el exterior. Ese grupo es integrado por los gerentes generales de Falabella, Gastón Bottazzini; Walmart Chile, Gonzalo Gebara; y Banco Falabella, Juan Manuel Matheu.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

Tiene 44 años, es licenciado en Administración de Empresas de la Universidad Católica Argentina y cuenta con un par de posgrados en Lausanne, Suiza, pero sus orígenes se remontan a Buenos Aires.

A inicios de 1996, con 19 años de edad, trabajaba en un pequeño restaurante de Burger King, envolviendo hamburguesas. Por aquellos años, la cadena estadounidense tenía sólo 17 locales en ese país. Después de algunos años se trasladó a BASF, una empresa química alemana transnacional. “No tenía nada que ver conmigo y viví acá en Chile, entre 2011 y 2015. Después volví a esta industria en Argentina, cuando Alsea compra la operación en Argentina en 2006″, cuenta el ejecutivo en su oficina, ubicada en Alonso de Córdova, Las Condes.

Hoy Farinati lidera las operaciones de la gigante mexicana Alsea en Chile, Argentina y Uruguay. El conglomerado apuesta por reforzar sus inversiones en 2022, luego de casi dos años de contracción por la crisis sanitaria del Covid-19. El grupo en Chile opera la reconocida cafetería Starbucks, su mayor operación local, con 141 locales, y las cadenas de restaurantes Burger King (57 locales), P.F. Chang’s (5) y Chili’s (3).

Según su último reporte financiero, los negocios en Sudamérica (Chile, Argentina, Uruguay y Colombia) representaron el 18,2% de las ventas consolidadas de Alsea. El 80% restante proviene de México y Europa. En la región las ventas sumaron US$ 444 millones en 2021, un 60,8% más que en 2020.

“Este desempeño positivo en el año está relacionado con la disminución de restricciones implementadas en las diferentes geografías, viéndose impulsado por la reactivación económica en la región y apoyos gubernamentales en Chile que incrementaron la demanda”, apuntó la empresa en el reporte que, además, aclara que el crecimiento se vio en parte contrarrestado con algunas “medidas de contingencia implementadas en Argentina y Chile desde finales del primer trimestre y parte del segundo” y los disturbios sociales en Colombia en mayo.

En la región, Alsea tiene 622 locales propios y 42 subfranquiciados.

Futuras inversiones

“Dentro de Alsea, corrí por todas la posiciones que se te ocurran. Estuve en mantenimiento, desarrollos y en la parte creativa”, sostiene en conversación con Pulso, destacando que uno de los focos del grupo es fomentar la meritocracia interna.

Dirigió el negocio de Starbucks en Argentina y abrió el mercado de esa cadena en Uruguay en 2018. Un año después llegó a Chile. “En seguida vino el estallido social en octubre y estuve en ese hotel que ves allí encerrado como dos semanas, porque por seguridad no podía salir y después, cuando nos empezamos a recuperar, en enero y febrero de 2020, nos agarró la pandemia y allí es cuando nació la región de Cono Sur”, dice. El grupo buscaba sinergias y la pandemia aceleró ese proceso de unificación.

Farinati cuenta que producto del denominado “estallido social” debieron cerrar sus locales durante tres días y frenaron una serie de proyectos. Ahora, tras la pandemia, buscan retomar el ritmo de expansión.

Alsea es uno de los mayores empleadores en Chile, con 4.300 personas que se desempeñan en sus locales de Starbucks, Burger King, P.F. Chang’s y Chili’s. En Argentina y Uruguay cuenta con 5.600 y 125 trabajadores, respectivamente.

“En Chile específicamente, solo para el 2022 estamos hablando de cerca de 22 nuevas tiendas de nuestras marcas, lo que requiere una inversión de más de US$ 11,5 millones. En Argentina, más de US$ 10 millones de inversión entre remodelaciones y aperturas. Este año tendremos cuatro aperturas. En Uruguay, en 2022 tenemos planificadas cinco aperturas, con una inversión estimada de más de US$ 2,3 millones”, adelanta el ejecutivo.

Y Chile cada vez cobra mayor relevancia en relación a Argentina. Desde fines del año pasado, Alsea opera más locales de Starbucks en Chile, donde subió hasta 141, que en el país trasandino, que cerró en 132. Al finalizar 2022, las operaciones totales de Alsea en ambos países estarán muy equiparadas, cuenta el ejecutivo argentino.

“Recién acabo de salir del comité de expansión. Un caso que estamos viendo de negocio hoy con suerte lo abrimos en diciembre. A nosotros nos lleva seis a siete meses en el proceso de desarrollo para abrir un local de Starbucks”, cuenta.

¿Por qué demoran en abrir un local? Básicamente, porque el diseño de cada uno de los Starbucks en Chile es elaborado en los cuarteles generales de la cafetería en Seattle, Estados Unidos, responde. Es un proceso lento que requiere la entrega de una serie de informaciones al equipo diseñador.

Todo ese proceso culmina con el desembarco de un contenedor en el que se trasladan los muebles y artefactos de decoración provenientes del país norteamericano. Aquí vienen focos, mobiliario y hasta cuadros que se diseñan especialmente para el local que abrirán.

“Los locales de atención libre que conllevan estacionamiento de vehículos a sus costados requieren de un mayor tiempo de preparación para su apertura. En ocasiones, los plazos se extienden hasta un año en el caso de un Starbucks”, afirma.

Alza de costos… y de precios

Como todas las cadenas de alimentación, Alsea también se ha visto afectada por el alza en el precio de los alimentos debido a la mayor demanda a nivel internacional, en medio de la reactivación pospandemia, y la guerra entre Rusia y Ucrania.

“Es una presión global, pero que también se da por el alza de los commodities. El café está viviendo una mayor demanda por sequías en el mundo. No te queda otra que sufrirlo en tus costos y buscar eficiencia para no tener que trasladarlas”, añade.

Farinati compara la situación de los dos principales mercados del Cono Sur. “Argentina es un país en el que estamos acostumbrados a convivir con tasas de inflaciones arriba del 50% y vamos siempre buscando acompañar el aumento que sufrimos de los costos sin sacar ventaja de eso. Chile no era un país en el que estuviéramos acostumbrados a manejarnos de esa forma, pero a partir de este año, y la proyección de este año y el que viene, nos obliga estar encima de los precios, buscando mantener los márgenes para seguir invirtiendo”, sostiene.

“Hemos tenido que ajustar en algunas bebidas los precios, pero siempre buscando no hacerlo. Tratamos de que lo último sea ajustar los precios”, añade.

Por lo mismo, pieza clave en el engranaje del grupo es contar con márgenes de rentabilidad que permitan sustentar nuevas aperturas. Otro de los insumos que también ha ido el alza ha sido el papel y, además, el tipo de cambio tampoco ha ayudado.

Pero no es el único problema que enfrenta. Otra de las complicaciones es la falta de la mano de obra que vino posterior a los retiros de los fondos previsionales y los bonos que entregó el gobierno por la emergencia sanitaria. “Todavía nos cuesta llegar a tener la plantilla completa”, concluye.

“Atentos, pero no alarmados”

La renovada expansión de Alsea en Chile no se verá obstaculizada por la coyuntura, cree el ejecutivo. Farinati no ve semejanzas en la discusión de la Convención Constituyente chilena y la manera de concebir el Estado en su país de origen. “A lo mejor en Argentina lo venimos viendo hace tantos años y está tan profundizado, pero para mí hay una distancia gigantesca todavía”.

Y complementa: “Vemos con muy buenos ojos el futuro de Chile. Independientemente del contexto político que toque, nosotros estamos para acompañar y seguir lo que la Convención Constituyente defina. Somos muy optimistas. Por eso seguimos invirtiendo y jamás cuestionamos las inversiones en Chile, producto de este contexto político, social que se vive”.

“Obviamente que hay veces en los que nos demoramos un poco más o un poco menos, pero la verdad es que somos muy optimistas en lo que viene para Chile en los próximos dos, tres, cuatro a cinco años. Estamos reforzando las inversiones en Chile, más que estar atemorizados por lo que viene. Confiamos muchísimo en las instituciones locales. Chile es un país que nos tranquiliza mucho por sus instituciones, la seguridad jurídica, estabilidad económica y su moneda. Eso para nosotros en América Latina es muy valioso”, dice. “Estamos atentos, leemos, pero no alarmados”, concluye.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉