Retail de Brasil está en shock por las acciones de Americanas

Las acciones de Adobe se desploman

Según publica el portal Dfsud.com el retail de Brasil está en shock por las acciones de Americanas. El 2 de enero, Sergio Rial asumió como presidente de Americanas, dueña de Lojas Americanas, la sexta cadena de retail de Brasil, con 1.950 tiendas en los 26 estados del país.

Junto con él, André Covre se hizo cargo de la gerencia financiera. Y menos de 10 días después estalló la bomba. Tras realizar los primeros estudios para interiorizarse de sus nuevas posiciones, la dupla encontró una inconsistencia en los balances de la compañía de nada menos que 20 mil millones de reales (cerca de US$ 3.875 millones).


Banner_frasco-suscripcion-800x250

Tras revelar sus hallazgos, la pareja de ejecutivos, reconocidos en el medio brasileño por su transparencia, presentó sus renuncias.

La razón era clara

El objetivo de revitalizar la operación de la cadena, para el cual habían sido contratados, ya no tenía lugar, habiendo una necesidad mucho más urgente ahora de descubrir el origen del faltante e identificar a los responsables.

“En este momento, no es posible determinar todos los impactos de tales inconsistencias en el estado de resultados y el balance de la empresa”, dice el hecho esencial enviado al regulador.

Tras las revelaciones en la tarde del miércoles, las acciones de Americanas están siendo duramente castigadas en las cotizaciones de este jueves. Los títulos, que operan con el ticker AMER3, fueron incorporados dentro del «mecanismo de subasta», como se denomina una modalidad establecida para evitar un derrumbe exagerado de un papel y que interrumpe las operaciones cuando se produce una caída en picada. Pese a ello, la acción llegó a desplomarse hasta 86% cerca de mediodía, y finalmente cerró con un retroceso de 77%. Esto se tradujo en una pérdida de valor bursátil de US$ 1.639 millones en apenas una jornada.

Luego del anuncio de Rial, el consejo de administración de Americanas designó un comité independiente para liderar una investigación, que será encabezado por João Guerra, un ejecutivo que lleva más de 30 años en la empresa, mientras que el ahora expresidente permanecerá como asesor de los inversionistas.

Americanas es controlada por el trío de famosos multimillonarios brasileños Jorge Paulo Lemann, Marcel Herrmann Telles y Carlos Alberto Sicupira, los mismos que lideran la multinacional cervecera Anheuser-Busch InBev, la gigante de alimentos Kraft Heinz y la firma de inversiones 3G Capital, dueña de marcas como Burger King y Popeye’s.

Detalles del caso

Rial participó este jueves en un evento de BTG Pactual destinado a analistas e inversionistas, donde confirmó los reportes, y trató de responder a las dudas, aunque reconoció que todavía hay cosas que precisar.

El ejecutivo señaló así que el problema se arrastra “no se sabe si desde hace siete o 10 años, pero con seguridad más de tres o cuatro”, y adelantó que en su opinión, “en los próximos trimestres” la empresa trendrá que realizar un aumento de capital.

“Lo que André y yo vimos es que existían inconsistencias en los reportes de algunos ítems, encontramos algunas distorsiones importantes. La primera distorsión importante, creo que es un tema claramente de Americanas, pero no solo de Americanas”, dijo el ejecutivo en el evento, que fue transmitido por Internet. En ese sentido, argumentó que este es un problema del retail brasileño, que viene desde la década de 1990.

Rial afirmó que las auditorías han intentado, a lo largo del tiempo, resolver este tema y “lo están haciendo, separando lo que es (la cuenta) de un proveedor, de lo que es exactamente la deuda bancaria (…) A veces, cierta libertad de interpretación, permite a las empresas, e incluso a las entidades financieras, definir qué es deuda y qué es proveedor. En nuestro caso, lo que me llamó la atención, es la estructura de la operación. ¿Por qué en las cartas de circularización enviadas a los bancos esto no aparece como deuda? Esta es la primera reflexión”, dijo.

El ejecutivo grabó además un video que subió a Youtube para ayudar a explicar el caso a los inversionistas.

La banca en alerta

El caso encendió de inmediato las alertas en el sector financiero. Fuentes de la banca hasta ahora han calificado la situación como complicada, aunque todavía controlable, a no ser que una investigación con mayor profundidad aumente el monto estimado del descalce, ya que todavía no se conocen más detalles. En el mercado se especula que Americanas habría contratado nueva deuda que dejó fuera del balance, por lo que no era visible para sus acreedores.

Tampoco está claro aun cuáles son los bancos más expuestos a las operaciones que no habían sido debidamente contabilizadas por la cadena.

Un elemento clave ahora será la situación de los «covenants», parámetros comprometidos en los contratos de deuda y que si son superados permiten al acreedor exigir la liquidación inmediata de los pasivos. La cadena es un gran emisor de un tipo de bono conocido como debentures, que incluyen cláusulas de apalancamiento. 

La visión de los analistas

XP colocó la recomendación de Americanas en revisión, a neutral. “Creemos que el anuncio agrega varias incertidumbres a la tesis de inversión en la empresa”, señaló en un reporte.

La corredora cree que el caso aumentará su apalancamiento, además de elevar su costo de deuda y provocar un deterioro del capital de trabajo. También advirtió que Americanas se expone a juicios en Estados Unidos, donde tiene ADR (recibos de acciones), «como se observó en casos similares donde los accionistas minoritarios se vieron perjudicados por decisiones ejecutivas».

Por su parte, Itaú consideró muy negativa la información y puso la cobertura de sus acciones en revisión hasta tener más antecedentes, mientras que Citi señaló que todavía es demasiado pronto para determinar el impacto del anuncio en la empresa. Algo similar opinó Goldman Sachs, aunque adelantó que en principio no debería haber consecuencias sobre la posición de caja de la cadena ni sus acreedores.