La inflación es baja por el deterioro productivo en Bolivia

la inflación

Los registros del Instituto Nacional de Estadística (INE) dieron en 2021 lo que al parecer es una cifra muy alentadora, la inflación cerró en un 0,90%. El dato pareciera reflejar una luz al final del túnel después de que el país vivió una de sus peores crisis debido a la pandemia. Y lo es porque la inflación no hace más que crecer en el resto de los países vecinos.

Pero también es importante el gasto en subsidios: tanto en combustible y alimentos, un dólar estable artificialmente – según los especialistas-, e incluso una permisividad al ingreso de mercadería de contrabando, son los elementos que, a decir de expertos consultados por EL DEBER, han mantenido los precios bajos en el país.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

Sí, hay artículos baratos. No obstante, como en cualquier historia existen ganadores y perdedores. Todos conocen a los ganadores, importadores, e incluso la gente común que no pierde el poder adquisitivo de su dinero. Pero quienes pierden son los microempresarios, que no pueden competir en precios, aseguran los economistas y emprendedores consultados.

Análisis

El especialista, Jaime Dunn, sostuvo que son dos los factores que explican la baja inflación, una es legal y otra ilegal. Sobre la primera, explicó que se trata del tipo de cambio fijo que se mantiene en Bolivia desde hace 11 años.

Esta medida -según Dunn- permitió que se importen bienes de consumo a menor precio. Sobre el según factor, dijo que se trata del contrabando que aprovechando la presencia de un dólar fijo prolifera y logra productos, en su mayoría alimenticios, baratos con relación a la producción nacional.

“El contrabando es tan masivo que entra al país y se vende en todos lados. Entonces, cuando el INE va a averiguar los precios tienda por tienda nunca pregunta el origen del bien o si entró legal o ilegalmente. De esta forma, se cruzan con la cerveza de Perú, con la leche, quesos y vinos argentinos y al final terminas con una inflación baja”, señaló.
Por otro lado, Dunn hizo notar que la inflación comenzó a dispararse en los países vecinos de donde el país adquiere bienes de capital e insumos para las industrias que están empezando a llegar con precios muchos más altos. “Así como importamos deflación también importamos inflación”, señaló el especialista.

Para más información ingresar aquí

Imagen de portada cortesía de El Deber