Tractorazo del campo: los rostros de los productores en una protesta federal

Protestas Ar

Chacareros de diferentes zonas productivas estuvieron en Plaza de Mayo para expresar el enojo contra el Gobierno.

El tractorazo en la ciudad de Buenos Aires fue un desahogo para los 100.000 productores que hicieron oír sus reclamos “hartos” de la presión impositiva.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

Rosario Quijano y Sol Domínguez Quijano, madre e hija, llegaron desde San José de la Esquina, al sur de Santa Fe, para protestar contra «la presión impositiva que tienen que soportar». Ellas fueron parte de la organización del tractorazo informando con panfletos y cartografías la realidad del campo y tratar de desbaratar los prejuicios que persisten hacia el sector.

“Soy la última generación y no quiero perder el campo, como pasó con otros productores”, advirtió Sol, quien con apenas 27 años, está al frente de la empresa familiar y es una de las impulsoras de las asambleas que se vienen realizando en Zavalla. “Todos los argentinos tenemos una razón para ser parte de la protesta rural porque si al campo le va mal, le va a ir mal al país; los ciudadanos por ahí no son conscientes de lo mucho que aporta el campo y que el Estado hoy se lleva más del 70% de nuestras ganancias”, remarcó la joven.

Natalia Zárate fue otra de las productoras que estuvieron en la manifestación descargando su bronca contra el Gobierno. “Estoy por los impuestos que no nos dejan vivir”, reclamó mientras agitaba la bandera sentada sobre la ventana de un auto.

“No puede ser que vendamos a 35 pesos un kilo de yerba y nos cobren el 47% de impuestos“, expuso la situación la productora. «¡Como puede ser que la yerba llegue el kilo 500 pesos o más a la góndola. Los impuestos terminan en la canasta básica de los argentinos!”, exclamó en medio de los bocinazos la productora de familia de productores yerbateros.

Eduardo Sánchez es un productor vitícola que viajó desde San Juan para solidarizarse “con los productores de todo el país porque ellos son los que están sosteniendo toda esta locura en que vivimos”. Trabaja 20 hectáreas donde produce uva de parral, para vino, mosto y pasa, en la localidad de Angaco.

Sánchez fue a reclamar a Buenos Aires porque la inflación está matando a las economías regionales. “Recién vamos a cobrar de acá a fin de año la uva que cosechamos en marzo”, criticó. Otro de los motivos por los que se moviliza es por el desdoblamiento cambiario. “Nos hace bolsa, estamos descolocados porque la uva que va para mosto se exporta en un 98% y al haber desdoblamiento no hay ninguna demanda de la uva, entonces, eso hace que haya más uva para hacer vino y se deprimen los precios”, explicó el productor sanjuanino.

Vito Reigenborn recorrió 1.400 kilómetros desde el Impenetrable chaqueño y fue uno de los primeros en arribar a Buenos Aires. «Estamos acá por los excesivos impuestos que tenemos, nos están avasallando toda la producción, es prácticamente un robo, tenemos que producir el 80% para pagar impuestos y el 20% para pagar los gastos del campo, ya no hay actividad que pueda mantener esto», explicó el criador de vacas.

«Es hora de que los productores nos pongamos al frente porque esto ya no es llevadero: o bajamos los brazos y nos quedamos mirando qué pasa o salimos a protestar para hacernos escuchar», manifestó Reigenborn. Y agregó: «Nosotros nos estamos poniendo el país al hombro y la clase política se nos cuelga arriba de todo el peso que ya tenemos, es hora de que también la clase política haga un esfuerzo y nos libere un poco a nosotros, que nos dejen tomar aire para poder producir».


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉