El glamoroso barrio vitivinícola inspirado en la arquitectura andina ancestral

Chozos Dragonback Estate

Se trata de Los Chozos Dragonback Estate, un desarrollo de casas de primer nivel diseñadas por el artista mendocino Sergio Roggerone. Su inspiración, la posibilidad de tener un vino propio y la opción para el enoturismo.

«Chozos se encuentra inmerso entre los viñedos de Dragonback Estate, la finca que cuenta con 400 hectáreas plantadas de viñedos en Alto Agrelo, Luján de Cuyo. Con vistas hacia el Cordón del Plata, es un desarrollo de lujo para amantes del vino.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

Un lugar para relajarse entre viñedos y disfrutar por completo de los placeres de Mendoza. Comprendido por diferentes unidades como Wine Houses, Mud Camps, restaurante, área de eventos y diferentes experiencias para descubrir la magia entre viñedos. Inspirado por las raíces de la arquitectura mendocina, el proyecto es una pieza de arte diseñado por el talentoso artista local Sergio Roggerone«, hasta ahí la introducción formal.

Se trata de un barrio vitivinícola desarrollado en Mendoza, dentro del mencionado distrito lujanino, por el Grupo Armentano y creado por Young Woo y Margarette Lee. Young es un empresario, arquitecto y promotor inmobiliario argento-paraguayo, que siempre se interesó por fusionar el arte con el vino y la naturaleza. Junto a su socia, consideran «que Mendoza es lo que fue Napa Valley hace 30 años y vieron un gran potencial para crear una finca de viñedos».

Los urus y la inspiración andina

Quien cuenta, en diálogo con Memo, los detalles sobre la construcción de los chozos que están inspirados en la arquitectura andina que realizaban los urus (de los pueblos originarios de nuestra región latinoamericana) es, precisamente, Sergio Roggerone.

«Yo soy pintor pero también tengo formación en arquitectura. Charlamos con Nicolás Armentano, conformamos un equipo en medio de la pandemia cuando él me convocó. Hice todo un estudio histórico para diseñar la estética de los chozos. Estudié a fondo las bóvedas de Uspallata y cómo vivían los urus, que fueron unos indios del norte de Bolivia y parte de Perú«, comienza el artista mendocino.

«Es la arquitectura andina que hemos tenido, que nos han legado y que ha ido desapareciendo debido a la cantidad de terremotos. Los urus vivían en chozos, justamente, de ahí el nombre del proyecto para Mendoza. Eran como unas bóvedas hechas en el suelo. Lo que nos queda de legado a nosotros son las bóvedas de Uspallata y el horno de barro, que algunas casas todavía conservan», sigue.

Para mayor información, haz clíck aquí:

 


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉