De Mar del Plata a Roma: el gran viaje de la heladería Lucciano’s

cadena de heladerías Lucciano’s

La cadena de heladerías Lucciano’s abrió su local en la capital mundial del helado. Una heladería de tradición italiana que nació en la Argentina y se expande por el mundo.

Hay algo de metafórico en esta historia: cómo los caminos van y vuelven, los lugares se intercambian, las tradiciones se heredan y se perpetúan. En el siglo pasado, Europa sufría las consecuencias de las dos grandes guerras que marcaron a la humanidad, y sus ciudadanos se veían obligados a abandonar sus hogares y partir hacia otras tierras con la esperanza de un futuro mejor.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

En la Argentina, muchos de los que llegaron fueron italianos que trajeron consigo historias, recetas, sueños, música y un montón de costumbres que fueron heredando a sus descendientes, colaborando con la creación de este hermoso crisol de razas que forma nuestra esencia.

De las cosas más maravillosas que llegaron de Italia, los helados están sin dudas entre las más preciadas. La tradición heladera artesanal fue recibida como un tesoro, que nos encargamos de cuidar, honrar y perfeccionar. Es así como la Argentina tiene algunos de los mejores helados del mundo y algunas de las cadenas más reconocidas.

Hoy, en un proceso inverso, son los argentinos los que están llegando a Italia a llevar sus emprendimientos, sus negocios, sus ganas de trabajar y de seguir creciendo. Como un círculo que cierra perfectamente, los descendientes regresan a las tierras de sus abuelos a mostrar lo que han aprendido de ellos. De esta manera, una heladería argentina, de nombre italiano, acaba de aterrizar ni más ni menos que en la ciudad de Roma, a pocos metros de la Fontana de Trevi.

«Elegimos Roma porque es la capital del helado, nos gustan los grandes desafíos y, si queríamos desembarcar en Europa, creo que teníamos que hacerlo por la ciudad donde hay mayor competencia. Justamente, creemos que Lucciano’s a partir de acá podría tener un gran impacto porque estamos convencidos del producto que tenemos y la experiencia que ofrecemos. Tratamos de conectar con el lugar, con el entorno y con la ciudad. En este caso, optamos por un local donde tuviera ciertos arcos, asociándose a la arquitectura romana, pero dándole un toque de modernidad». El que realizó estas declaraciones a la revista estadounidense Forbes es Christian Otero, quien fundó la heladería junto con su padre, Daniel.

Para mayor información, haz click aquí;


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉