Cooperativa Gomametal. Referentes rosarinos en producción de piezas de caucho

Interior de tienda de neumáticos-cauchos

Fábrica recuperada en 2018 con alta capacidad productiva e innovadora en diversos productos de caucho, silicona, goma y metal para la industria.

Los emprendimientos cooperativistas suelen iniciar a partir de la recuperación de espacios de trabajo que son abandonados por sus dueños. Un grupo de trabajadores se organizan y recuperan el lugar donde antes prestaban servicios bajo la órbita de un dueño y forman una cooperativa en pos de recuperar sus lugares de trabajo. Aunque ese ejemplo suele ser el caso más común en el imaginario de las personas, las cooperativas también son una estructura productiva de carácter horizontal que cada día se posiciona con más fuerza como opción a la hora de iniciar un proyecto laboral.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

Pero, en el caso de la cooperativa Gomametal la historia de cómo se convierten en un proyecto autogestivo es un poco diferente. Este grupo de trabajadores se encontraron de un día al otro con la realidad de que el dueño de la fábrica muere y quienes heredan están lejos de querer seguir con la empresa y deciden cerrarla. Es a partir de esta situación que los antiguos empleados comienzan a negociar pidiendo que sus indemnizaciones, en lugar de dinero, fueran las máquinas que utilizaban diariamente para la producción.

Contando con la maquinaria solo les quedaba el problema del espacio donde montar la nueva fábrica. Por medio de la fundación La Base, acceden a un crédito otorgado por el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación que utilizaron para llevar adelante la mudanza de la maquinaria a un nuevo galpón donde montaron el taller, de la ahora, cooperativa Gomametal.

Alejandro, referente y operario de la cooperativa, cuenta que fundaron Gomametal en 2018, y se dedican a confeccionar diversos productos de caucho, silicona, goma y metal para industria láctea, ferroviaria, agrícola y química, entre otras. Comenta que el haber conseguido las máquinas y matrices en reemplazo de la indemnización fue un acuerdo fundamental, pues entendían que, sin importar la suma, era mejor conservar las herramientas y maquinas en lugar de dinero.

Actualmente, cuentan con más de 300 matrices de diferentes tipos de piezas, desde bujes para tractores, piezas para las cañerías de maquinarias de la industria láctea, y piezas de repuestos para maquinaria ferroviaria. Alejando, comenta que uno de sus principales clientes es La Serenísima, para quienes realizan gran cantidad de piezas, incluso, desarrollaron una matriz para una máquina que hace manteca copiando la pieza original y logrando, de esta manera, tener una matriz propia única en el mercado local.

Rafael, referente de la cooperativa, recuerda la incertidumbre y miedos que sintió cuando murió el dueño de la fábrica. Puntualmente en lo difícil que sería conseguir un nuevo trabajo, pues desde muy joven presto servicio en dicho lugar y la experiencia con la que contaba era muy específica. Pero, gracias a la posibilidad de un acuerdo de indemnización por el cual en lugar de dinero recibiría maquinaria sintió un gran alivio pues con las máquinas podría seguir trabajando y llevando un salario a su hogar. Agrega, que el acuerdo fue posible gracias a la unidad de los trabajadores que decidieron que la mejor alternativa para no perder sus puestos de trabajo era crear una cooperativa, es desde ese proyecto que negociaron con los nuevos dueños la posibilidad de recibir maquinas en lugar de dinero.

Gomametal es un ejemplo, no solo de cómo formar una cooperativa fabril, sino una muestra de cómo ante la adversidad existen formas creativas con las cuales se puede solucionar un problema.

Fuente: Argentina.gob


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉