Concha y Toro invirtió US$ 11 millones en la compra de una bodega mendocina

Bodega de productores de vino

Lo hizo a través de la bodega Trivento, su pata local. Buscarán ampliar la producción para la exportación.

En momentos en los que las inversiones extranjeras escasean, la compañía chilena Concha y Toro, una de las empresas vitivinícolas más grande del mundo, destinó US$ 11 millones a la compra de una bodega argentina.

La compra se concretó a través de la filial argentina de Concha y Toro, la bodega Trivento. La elegida fue Baldini, una bodega de Drummond, Luján de Cuyo. Con esta adquisición buscarán fortalecer las operaciones de sus líneas premium de Trivento Reserve y Eolo para respaldar sus exportaciones a Europa, América y Asia.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

“Con la adquisición de esta bodega centralizamos las operaciones y ampliamos físicamente la capacidad de elaboración para dar soporte y ser sostenibles en el tiempo. Invertiremos para el periodo 2021/2022, más de 11 millones de dólares destinados a la compra del inmueble, la puesta en valor del chalet y el acondicionamiento y tecnificación de las instalaciones de la bodega, con los estándares de calidad que tenemos en nuestras bodegas”, afirma Marcos Jofré, CEO de Trivento.

Concha y Toro desembarcó en Argentina con Trivento en 1996 y con los años se convirtió en una de las principales exportadoras de vino embotellado del país.

Las ventas de los vinos premium de Trivento mostraron en el tercer trimestre de 2020 un crecimiento de 85%, con fuerte expansión en los mercados de Reino Unido (133%), Brasil (61%) y Estados Unidos, donde Trivento Reserve creció un 9%.

“Nuestra línea Reserve lidera las ventas de malbec en Reino Unido y por séptimo año consecutivo Trivento es la marca argentina de vino más elegida por el consumidor europeo. Además, este año hemos logrado un nuevo récord con la línea Reserve al sobrepasar la barrera del 1.000.000 de cajas vendidas en el mundo”, comentó Jofré.

La propiedad que compraron cuenta con una bodega, un chalet de estilo californiano con un parque de 3 hectáreas y una finca de 17 hectáreas en Mayor Drummond, en el corazón de Luján de Cuyo. El plan es usar la estructura de bodega para ampliar la producción de Trivento y convertir el chalet en un espacio para los visitantes. 

“En Trivento tenemos una estrecha relación con la cultura mendocina que afianzamos con la inauguración de nuestro Espacio de Arte. La puesta en valor del chalet es parte de nuestro compromiso con el cuidado del patrimonio cultural de nuestra Mendoza”, agregó Jofré.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉