Café Circular y sostenible para el consumo argentino

Vasos de cartón

Con cierto know-how previo, Esteban Bancalari y Olivier Habonneaud, crearon Café Circular, iniciativa que reúne a más de 100 cafeterías del país.

Esteban Bancalari y Olivier Habonneaud detectaron que la industria del café tenía la necesidad de reemplazar el descartable de los vasos de take away, por envases que sean reutilizables y amigables con el medioambiente.


Banner_frasco-suscripcion-800x250

Con cierta experiencia previa tras desarrollar Qero Ecovasos en 2013donde brindan el servicio de venta y alquiler de ecovasos reutilizables fabricados de plástico virgen, en octubre de 2020 pusieron en marcha Café Circular.

“La industria del café viene creciendo muy fuerte en estos últimos años y eso se ve en la calle, donde cada vez los tachos de basura tienen más vasos descartables. Entonces, pensando cómo podíamos llevar lo que hacíamos en los eventos a las ciudades nació Café Circular”, cuenta Bancalari en diálogo con Economía Sustentable.

Se trata de la primera red circular de vasos retornables de café que, en la actualidad, ya cuenta con 115 cafeterías adheridas en todo el país, con presencia en CABA, AMBA, Mar del Plata, Bariloche, Córdoba, entre otras ciudades.

¿Cómo funciona?

Según explican desde la empresa, las cafeterías o comercios asociados pagan una membresía mensual, que incluye un pack inicial de vasos y tapas, y ser parte del mapa donde están todos los locales, al cual también se puede acceder desde la web o bien escaneando el QR que está en los vasos.

“Cuando los usuarios entran a estos comercios, pueden elegir su café para llevar en un vaso retornable de Café Circular, pagando una seña de 100 pesos y la pueden recuperar cuando devuelven ese vaso, en la misma cafetería o en cualquiera que esté adherida a la red en cualquier momento”, agrega.

Decimos que es circular justamente por eso y colaborativa, porque de alguna forma los vasos no son de nadie, están en las cafeterías pero también en las carteras o mochilas de los usuarios, y pueden ir variando de lugar”, explica Bancalari y añade: “La idea es que justamente se reutilicen y circulen lo mayor posible”.

Como empresa de triple impacto, el beneficio del producto recae en lo económico, ambiental y social. “Hoy en día las cafeterías están pagando muchísimo por los vasos descartables, que parece un producto barato pero no lo es: representa casi un 10% del café para llevar”, detalla.

Sobre la ventaja ambiental, “estás cambiando un residuo que es imposible de reciclar -el vaso de polipapel no se puede reciclar-, que se tira a la basura y que termina en residuos sanitarios o en el mar, por algo que es completamente reutilizable y lavable“.

En cuanto a lo social, lo que intentan hacer es generar conciencia ambiental “porque entre las cafeterías y los usuarios, lo que sucede es que de a poco la gente se empieza a dar cuenta de que hay una forma distinta de consumir al alcance de la mano“. “Eso para nosotros es igual de importante que las otras dos ventajas”, afirma.

Al alcance de todos

Desde Café Circular explican que en materia de sustentabilidad siempre se habla de la responsabilidad del consumidor sobre el proceso pero que, si se quiere lograr realmente un cambio a escala, hay que darles soluciones viables.

“Está bien que les digamos que salgan de sus casas con el vaso reutilizable pero a veces es incómodo, a veces uno se lo olvida. Entonces el desafío es generar sistemas como Café Circular para la que la gente no tenga excusas, que entre al lugar y ya lo tenga al alcance de la mano”, sostiene.

En este sentido, Bancalari afirma que la recepción por parte de los consumidores fue “espectacular”. “En nuestro plan de negocios que teníamos armado, habíamos pensado en llegar a las 100 sucursales al año, y lo logramos a los 6 meses. Fue, en parte porque tuvimos una gran difusión orgánica de un montón de personas que están en tema pero también de los propios consumidores de café y de las propias cafeterías“, dice.

Y agrega: “Con la cuarentena, como hubo tanto abuso del descartable, las cafeterías misma y los consumidores estaban hartos del descartable entonces estaban en búsqueda, sin saberlo tal vez, de una opción sustentable para dejar de usar estos residuos”.

¿Qué planes tienen a futuro? Desde Café Circular adelantaron que están empezando a diseñar una app interactiva para que tanto los usuarios, como los socios puedan medir su huella ambiental que la publicarán a principios del año que viene.

“También estamos pensado en lanzar una tapa distinta (la actual sirve solo para que no se vuelque la bebida, no para tomar). No va a venir con el vaso sino que el que la quiera, podrá comprarla y guardársela, sin posibilidades de retornarla”, concluye Bancalari.

 


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉