Argentina: Supermercados exigen control al mercado negro

Supermercados al ataque

Las cadenas dicen que el año próximo será mejor, pero piden controles al mercado negro. Charla a fondo con los líderes de Carrefour, Walmart, Coto, Jumbo, La Anónima y Libertad.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

Las proyecciones del consumo para 2018, visto desde las góndolas, son cautamente positivas. Analistas sectoriales entienden que el consumo masivo comenzó a repuntar desde junio y julio. Y que incluso desde octubre, algunas categorías de productos comenzaron a crecer en forma interanual, después de muchos meses de contracción. “El año próximo será mejor que 2016 y 2017, pero por debajo de 2015”, dicen los supermercadistas para ponerlo en perspectiva.

La evolución del consumo no es la única preocupación de las cadenas, según se pudo observar en la Jornada ASU (la cámara sectorial), que se realizó el 21 de noviembre pasado. El mercado informal y la competencia desleal fue el reclamo unámime de ejecutivos y empresarios del sector. “En la Argentina, las cadenas canalizan el 35% del consumo masivo, muy por debajo de Brasil (57%) y de Chile (58%). Y esto se debe al crecimiento de ferias, puestos y negocios que evaden impuestos”, advirtieron en un tramo de la charla, Alfredo Coto (Coto), Federico Brown (La Anónima), Agustín Beccar Varela (Walmart), Daniel Fernández (Carrefour), Matías Videla (Jumbo) y Jean Christophe Tijeras (Libertad).

El temario fue amplio: cómo viene el consumo, reconversión de canales, la guerra con los mayoristas y el inminente desembarco de Amazon, entre otras cosas. Lo que sigue es una síntesis de la conversación con los líderes de las principales cadenas del país, que arrancó con una propuesta. Si tuviera que abrir un punto de venta, ¿qué tipo de formato elegiría?

Fernández: Nuestra prioridad es desarrollar los negocios de proximidad, y una segunda opción, para morder la torta que hoy no logramos acceder, una tienda “Maxi”, que es un híbrido con ofertas para el consumidor final, grandes familias o comerciantes.

-¿El “Maxi” es equivalente a una tienda mayorista?

Fernández: El origen es distinto. La nuestra arranca como primer destinatario al consumidor final, pero también les vende a mayoristas.

Tijeras: Nosotros también desarrollamos la red de locales de cercanía, enfocado en los productos fresh y premium. Nuestra prioridad es consolidarnos en las plazas donde estamos. Y lo hacemos con este formato.

Brown: Nuestra estrategia es ser líderes en pequeñas y medianas comunidades. En la de menos de 40.000 habitantes, con un local, y en ciudades más grandes, uno o dos locales grandes complementando con varias tiendas chicas.

Coto: Tenemos todos los formatos y tratamos de llegar a todos los públicos, y vamos en esa dirección. En el medio está Coto digital, para el que no quiere ir al supermercado, o que a veces se cansa y para eso tiene un botoncito para hacer encargos.

Videla: Elegiría el formato de proximidad ubicado en grandes ciudades, con un foco fuerte en alimentos perecederos, que es donde nos sentimos fuerte para competir.

Beccar: La compañía tiene una gran variedad de formatos, con un promedio de 3.500 a 4.000 m2. Yo me inclino por una tienda física con propuestas variadas en alimentos perecederos. Pero sobre todo con mucha tecnología, que nos permita ser más eficientes y con una mejor experiencia de compra. Con líneas de caja y todos los medios de pago, y que esté muy conectada con la propuesta digital. O sea, un formato sin un tamaño específico pero con mucha tecnología.

-¿Cuál es su balance del consumo? ¿Qué pasó este año y que prevén para el próximo?

Fernández: En la primera parte del año se observó la misma tendencia del año pasado: fue muy difícil para artículos de consumo diario. En el segundo semestre hubo algunas evoluciones interanuales con ligera recuperación, pero siempre sobre una base de comparación modesta. Hicimos muchos esfuerzos, con propuestas de precios y promociones para que la gente vuelva a las tiendas.

Tijeras: Creemos que 2018 será mejor que 2016 y 2107, pero no mejor que 2015. Hay una pequeña recuperación y hay un cambio de tendencia.

Brown: Se lo sintetizo con lo que publicó un medio del interior: “Insólito, La Anónima perdió plata en 2017”, por primera vez en muchísimos años. Tenemos que remontarnos a 2002. En esto coincidimos todos: impuestos que subieron, costo laboral, más una caída de consumo general, con alta evasión. De ese combo no escapa ninguno. Para adelante soy optimista, creo que tocamos piso y hay medidas concretas. Mi gran esperanza es que que bajen los ingresos brutos y los impuestos municipales. Son de terror, es algo inadmisible.

Fuente: Clarín


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉


 

Please enter your comment!
Please enter your name here