Argentina: cómo cambió el consumidor

gondolas mujer en supermercado con carrito consumidores. tasa de inflación

De acuerdo al portal de noticias Trade y Retail, La pandemia dejó algunos nuevos hábitos y las empresas deben adaptarse a estas tendencias.

En este 2023 que acaba de comenzar a nivel global, y en la Argentina, se mantienen muchos hábitos que dejó como consecuencia la pandemia del COVID-19. Tras los aislamientos en todo el mundo se provocó una migración masiva de las actividades y el consumo hacia el hogar, y eso sigue siendo una realidad este año.


Banner_frasco-suscripcion-800x250

Según Carla Buzasi, presidenta y directora ejecutiva de la consultora WGSN, que elaboró un estudio para conocer cómo será la vida en los hogares en el futuro cercano, los próximos años serán complicados pero también serán una oportunidad única para innovar para las empresas.

Los viejos sistemas han dejado de ser útiles, y nuevas ideas e innovaciones están llenando el vacío. El consumismo ciego se ve sustituido por un consumo consciente; la reparación y el reciclaje contribuyen a resolver el problema de los residuos descontrolados; y la idea de obtener ganancias ilimitadas desaparece en favor de modelos comerciales más sostenibles, como el concepto emergente de capitalismo regenerativo.

A su vez, sos expertos agregan que “en este nuevo panorama, las marcas deberán tener claro su compromiso con las personas y el planeta, y tendrán que enfocarse en dejar el medioambiente mejor de lo que lo encontraron. Los productos que resuelvan problemas serán esenciales, desde diseños asequibles y bien hechos que prometen durar más hasta artículos que puedan ayudarnos a aprovechar mejor los recursos y ser autosuficientes en un mundo impredecible”.

Por su parte, los hogares inteligentes también cobrarán relevancia. La tecnología en la cocina será fundamental para llevar una vida intencional en 2025 y en adelante, pues permitirá preparar las comidas de un modo más eficiente, promover una alimentación más saludable y reducir el desperdicio de alimentos.

A la hora de abordar la creación de productos más sostenibles, uno de los principales cambios se centra no solo en perjudicar menos al planeta, sino en hacer más bien. Desde WGSN sostienen que la agricultura regenerativa, las alianzas sociales equitativas y los modelos comerciales circulares (en los que los productos o materiales se pueden restaurar o reutilizar infinitamente) pasan a ser prioritarios y aspiran a dejar las comunidades, los recursos y los hábitats en mejores condiciones de las que se encontraron.

En ese contexto, desde WGSN establecieron algunos puntos de acción sobre los que las marcas pueden basarse para estar cerca de los consumidores:

-Respaldar la autosuficiencia. Dado que los consumidores se enfrentan a dificultades económicas y ven reducido el acceso a productos básicos, como el combustible y los alimentos, todo lo que les permita ser más autosuficientes tendrá un claro atractivo, ya sean kits para cultivar alimentos, ropa termorreguladora para conservar el calor, servicios de reparación y reventa de tecnología, formatos rellenables para productos de alimentación y belleza, o sistemas para conservar o generar energía en el hogar.

-Más que en perjudicar menos, céntrese en hacer el bien. En 2025, los consumidores no solo esperan que las marcas reduzcan su impacto en el planeta, sino que también lo regeneren. Desde el abastecimiento hasta la producción y el retail, evalúe cómo puede dejar los hábitats y las comunidades mejor de lo que los encontró, y también piense en qué aportarán sus productos a la vida de sus consumidores, para que sean valorados a largo plazo.

-Ser proactivo en el servicio a sus clientes. La tecnología inteligente y la IA están transformando las expectativas sobre la conveniencia y el servicio, ya que los productos no solo reaccionan a nuestras necesidades, sino que las anticipan. Esto afectará a todas las industrias, incluso a las que no están vinculadas con la tecnología. Las marcas capaces de anticipar y ofrecer lo que sus consumidores quieren y necesitan “antes de que lo pidan”, ya sea mediante suscripciones de productos de belleza u hornos inteligentes que se precalientan antes de llegar a casa, se ganarán su lealtad a largo plazo.

-Evite el lavado de imagen. El mundo se encuentra en fase de transición, por tanto, no pasa nada si su marca no lo tiene todo resuelto. Lo que no es correcto es hacer afirmaciones sobre la eficacia y la sostenibilidad de su producto que no pueda respaldar. Los consumidores compran pensando en sus valores, por lo que la honestidad y la transparencia siempre tendrán un impacto más fuerte que las declaraciones imprecisas o engañosas. Sea realista sobre en qué punto se encuentra en su recorrido para hacer del mundo un lugar mejor.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉