Agroexportadoras en Argentina no obtendrían beneficio de precios en aceite soya

aceite-de-soya-

La cosecha de soya 2021/22 en ese país, en su etapa de recolección, está entre 41 y 42 millones de t, por debajo de previsiones iniciales

A las agroexportadoras de Argentina, el principal proveedor mundial de aceite de soja, se les dificultaría obtener el beneficio total de precios récord del derivado tras una medida de Indonesia, por una cosecha magra de soja y a políticas del Gobierno argentino, dijeron el viernes una cámara y analistas.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

Los precios del aceite de soya subieron el viernes a su nivel histórico más alto luego de que Indonesia dijo que prohibirá las exportaciones de aceite de palma, profundizando los temores respecto del ya bajo nivel de oferta de aceites vegetales alternativos.

«Va a haber un impacto en precios internacionales que es una buena noticia para Argentina desde ese punto de vista», dijo a Reuters Gustavo Idígoras, titular de la cámara de exportadores y procesadores de granos de Argentina Ciara-Ce.

«Pero es una mala noticia para el mercado interno», agregó Idígoras, que explicó que el sector tendría que pagar «subsidios adicionales» como parte de un fideicomiso establecido por el Gobierno argentino para contener los precios domésticos de aceites vegetales.

Argentina, que también es el mayor exportador global de harina de soya y el segundo de maíz, tiene un número de mecanismos, incluyendo límites a los embarques de granos, para intentar contener precios domésticos. En el país la inflación anual está en torno 55%.

Recientemente el Gobierno del peronista Alberto Fernández subió a 33%, desde 31% previo, la tasa a las exportaciones de aceite y harina de soya como parte de un plan para intentar contener los precios domésticos de los alimentos.

Agustín Tejeda Rodríguez, economista titular de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, dijo que la medida de Indonesia podría abrir una oportunidad para Argentina.

Argentina «podría capturar una mayor proporción de la demanda mundial al abastecer a los países que dependen del aceite de palma de Indonesia», dijo Tejeda Rodríguez, que a su vez advirtió que el alza en la tasa de exportación y el impacto de una sequía podrían limitar es oportunidad.

«(Hay una) menor disponibilidad de poroto de soja esta campaña para abastecer a la industria del crushing de soya», explicó.

La cosecha de soya 2021/22 de Argentina, actualmente en su etapa de recolección, es estimada en entre 41 y 42 millones de toneladas, por debajo de previsiones iniciales en torno a 45 millones de toneladas debido al impacto de una sequía.

Hace unos años las cosechas de soya de Argentina solían superar los 50 millones de toneladas.

Por su parte, Emilce Terré y Tomás Rodríguez Zurro, analistas económicos de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) dijeron en una respuesta escrita que en marzo el nivel de molienda de soja de Argentina sufrió una caída interanual de 14%, a 2,93 millones de toneladas.

«En este contexto, el compromiso de embarques de aceite de soja argentino a la fecha, con 305.100 toneladas a embarcar entre el 20 de abril y el 10 de mayo, queda un 25% por detrás de lo anotado a la misma fecha del año anterior», añadieron.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉