Banner_Home-letras
Inicio Argentina A los cachetazos

A los cachetazos

dólar al alza

A los cachetazos, como en Hollywood, el gobierno del Frente de Todos dirime sus internas ante la suba de precios y la escasez de energía por la guerra de Ucrania. Eduardo “Wado” de Pedro admitió esta semana que la política antiinflacionaria divide tanto a la coalición como lo hizo el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

El secretario de Comercio Interior, Roberto Feletti, reclama día a día en público más suba de retenciones al campo para disociar los elevados valores internacionales de los locales, pero de inmediato el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, la descarta y su par de Agricultura, Julián Domínguez, deja trascender que renunciaría en caso de incremento.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

Las mediciones propias que organiza Feletti en el Gran Buenos Aires muestran que, así como los alimentos habían trepado 8,6% en febrero, en marzo lo hicieron un 6%, un nivel alto pero que podría marcar una tendencia a la baja. En su secretaría atribuyen la leve moderación a que descendió la estacionalidad de las frutas y las verduras, por mejores condiciones climáticas e intervenciones en el Mercado Central, así como al impacto del fideicomiso del aceite, que evitó que a nivel local se replicaran las subas internacionales.

Esperan que en abril continúe la merma porque entrará en vigencia el fideicomiso del trigo, pero también aguardan que comience a causar efecto la receta ortodoxa que pactó el ministro de Economía, Martín Guzmán, con el FMI: suba de tasas de interés, reducción drástica del financiamiento monetario del déficit fiscal -posibilitado con más recaudación por retenciones de materias agrícolas apreciadas por la guerra y con mayor endeudamiento interno- y acumulación de reservas del Banco Central -reforzadas por el nuevo préstamo del Fondo-. En este aspecto hay consenso entre economistas albertistas y cristinistas, más allá de la desconfianza de Cristina Fernández de Kirchner hacia el acuerdo y de que también en la Casa Rosada temen la espiralización de la inflación, principal preocupación de los argentinos.

Pero surgen diferencias cuando el secretario de Comercio Interior pide más retenciones porque advierte que en marzo impactaron aumentos de productos derivados del encarecido maíz, como el huevo, dado que las gallinas se alimentan con ese cereal. Feletti irritó a los productores del campo y a los industriales de la alimentación cuando los acusó de especular para comprarse 4×4 y departamentos en Miami, pero en las conversaciones en privado lo perciben con un tono más cordial.

La semana próxima pactará con el sector manufacturero la renovación en los supermercados del plan Precios Cuidados (en el segundo trimestre permitirá incluso un alza del 3% mensual, en lugar del 2% en el primero) y la puesta en marcha de la tantas veces anunciadas pero nunca concretada canasta para comercios de proximidad. También prevé ampliar el programa Cortes Cuidados para la carne vacuna e iniciará una cesta de frutas y verduras a bajo precio en municipios del conurbano.

Pero en el cristinismo consideran que no sólo debe trabajarse en los costos sino también en la oferta y la demanda. Critican que no se estimule la oferta productiva ni la de dólares (exportaciones). En el albertismo responden que sin acuerdo con el FMI era difícil conseguir inversiones y que fue la vicepresidenta la que lo demoró dos años. También señalan que en el Congreso duermen los proyectos de ley para estimular la agroindustria, los hidrocarburos y la industria de autos eléctricos, iniciativas que ahora Sergio Massa promete impulsar junto con la prórroga del blanqueo de la construcción.

Para mayor información, haz click aquí:


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉