América Retail | Homepage
Saturday, June 24, 2017

La primera comunidad del retail en Latinoamérica

Neuropinión: El Buen Fin: ¿Compro, luego existo?

Neuropinión: El Buen Fin: ¿Compro, luego existo?
Marzo 20, 2017

👤Periodista: Jairo E Becerra M 🕔20.Mar 2017

 

“El fin de semana más barato del año”… eso es lo que pude leer en cada una de los establecimientos en México donde en el pasado fin de semana (13 al 16 de noviembre) se anunciaba la quinta edición de este evento que ha tratado de emular lo que sucede en nuestro país vecino con el Black Friday.
Sin intentar hacer un balance de los resultados económicos de esta edición del Buen Fin queda claro que a través de estas promociones las marcas buscan en nosotros, los consumidores, llevarnos a esa acción en la que abrimos nuestra billetera y llevamos ese producto y/o servicio.

 

Pareciera entonces que cuando vemos este tipo de promociones, nuestra “razón prevalece sobre nuestra decisión”, lo que desde un punto de vista ontológico (el estudio del ser) conocemos como el homo sapiens sapiens, o lo que René Descartes propuso con su “Pienso, luego existo” – cogito ergo sum.

La razón del “pienso, luego existo” que Descartes propuso, parte en que al inicio de La Ilustración la razón que hacía que el hombre fuera un ser único (su ser) radicaba en el pensamiento y el cuerpo se concebía como algo mecánico que obedecía a las leyes de la física y no a libertad.

De esta manera, pareciera que cuando vemos cifras como que el 49 por ciento de los hogares en México declaró que sí planeó comprar algo en el Buen Fin y esta cifra pueda ser mayor o menor, nos podría llevar a conceptualizar a un consumidor que planea como un “homo-shopping” o asimilándolo al contexto de Descartes como ahora el “Compro, luego existo”.

 

Seguramente en las cifras que vendrán después de este Buen Fin “productos duraderos” como los conocemos los mercadólogos, saldrán ganadores una vez más así como la tecnología y otros, cuya decisión de compra parece surgir sólo del raciocinio.

 

Es aquí, estimado lector, donde en épocas recientes las neurociencias aplicadas al Marketing han descubierto que no todo es racional. De hecho, déjeme decirle, las economías del mundo no son racionales, son E-M-O-C-I-O-N-A-L-E-S.

Daniel Kahneman, psicólogo israelí y Premio Nobel de Economía por su trabajo pionero en psicología sobre el modelo racional de la toma de decisiones planteó la falta de fiabilidad del cerebro humano, que todos nuestros razonamientos están entrecruzados de sesgos y que existe un sistema lento y un sistema rápido en nuestra toma de decisiones.

Hoy con las Neurociencias sabemos que no basta con que las marcas impacten en lo racional, como claro ejemplo la comunicación del “fin de semana más barato del año”. Es necesario impactar en lo no racional, en las emociones.
Y aquí cabe la pregunta ¿dónde coexiste la emoción en promociones como las del Buen Fin y otras a las que usted haya estado expuesto?

¿Qué tal la A-N-S-I-E-D-A-D? Seguramente el saber que sus vecinos, compañeros de trabajo o familiares acudirían en familia, con los niños al tan esperado evento; creó en usted esta emoción que pudo provocar comprar algo sin tenerlo planeado.

 

No con esto amigo lector, quiero que malinterprete ni nota pensando que a partir de las Neurociencias hipnotizamos al consumidor y hacemos de él un ser mecánico ante la compra. Al contrario, en el mundo de las Neurociencias las posibilidades son infinitas y es imposible tener la fórmula perfecta que nos lleva a que el consumidor haga la tan anhelada decisión de compra. Le recuerdo que su y mi marco mental nos hace únicos y nos permite dirigir la manera como interpretamos, decidimos y actuamos.

Entonces, lo invito a reflexionar sobre el beneficio que el Neuromarketing tiene para nosotros los consumidores, ya que permiten identificar las verdaderas razones por las que compramos y a partir de las cuales se pueda abrir esa ventana por la cual las marcas nos ofrezcan productos y/o servicios que realmente satisfagan nuestras necesidades emocionales y no tan solo racionales como nos lo venden en cada una de las ediciones del Buen Fin, ¿no lo cree?

sergiososa2Por Sergio Sosa, Neuromarketing S.A. y CEO de Conectando Marcas. Comentarios sobre ésta y otras columnas en sergio.sosa@neuromarketing.org.mx

 

Articulos relacionados

Neuromarketing: El increíble hallazgo de 97 zonas que no se conocían del cerebro

Neuromarketing: El increíble hallazgo de 97 zonas que no se conocían del cerebro

Junio 9, 2017

Tras sentirse frustrado por tener que acudir a gráficos del cerebro creados el siglo pasado,

Neuromarketing: 4 científicos explican cómo la pobreza puede afectar nuestro cerebro

Neuromarketing: 4 científicos explican cómo la pobreza puede afectar nuestro cerebro

Junio 8, 2017

¿Qué precio le cobra la pobreza a nuestros cerebros? Los niños de ambientes más desfavorecidos generalmente

Neuromarketing: 8 Ways Neuroscience Can Improve Your Presentations

Neuromarketing: 8 Ways Neuroscience Can Improve Your Presentations
Junio 8, 2017

Giving memorable and persuasive presentations is more than an art. It's brain science. CREDIT: Shutterstock Images By Geoffrey

Neuromarketing: La ciencia confirma que los ricos te ignoran

Neuromarketing: La ciencia confirma que los ricos te ignoran
Junio 7, 2017

Los ricos no prestan atención a las personas de su entorno. Esta es la principal

Neuromarketing: De cerebro a cerebro: la ciencia se abre camino hacia la telepatía (Video)

Neuromarketing: De cerebro a cerebro: la ciencia se abre camino hacia la telepatía (Video)
Junio 7, 2017

A video of example trials from a pilot study of direct brain-to-brain communication in humans

Últimas Noticias

Newsletter

SECTIONS

América Retail